El señor Julio Martínez, presidente de la Plaza de toros de  las Ventas, ha declarado a Canal Plus varias afirmaciones  razonando   su negativa a conceder una oreja a Alberto Aguilar ayer en el sexto toro. “Fundamentalmente por la espada”. Literal. “ En  primer lugar, el pinchazo…y la petición era de un 30% ”. Literal. “Es una opinión personal (no conceder la oreja) que comparten  muchos aficionados”. Literal. “Me gustaría haber visto los titulares si llega a salir por la Puerta Grande”. Literal.

Por partes. La petición era exactamente de un 30%. No de un 32 o de un 29,7%. No. Del 30. Lo dice Julio Martínez, medidor de porcentajes exactos.  Es la primera vez que se escucha a un presidente afirmar con tanta precisión un porcentaje de petición. Enhorabuena.  La Plaza de las Ventas tiene un presidente que sabe medir, exactamente,  el porcentaje porcentual de la petición. Ya lo saben. Un 30 por ciento. Exacto. Ni una décima de petición más.

Lo de la espada y el pinchazo, sin embargo,  parece treta y es opinión. Justo lo que no le pide que haga el Reglamento para conceder la primera oreja.  Una excusa y no un argumento. Porque, de todas las explicaciones, la valoración personal, caso de primer trofeo, es indiferente.  Diría que  sobrante, fuera de lugar. Si está contestando como  presidente de ayer, ha de atenerse al Reglamento. La primera oreja la ha de conceder bajo un solo texto y pretexto. Petición mayoritaria del público. La segunda, desafortunadamente, es asunto suyo, de su gusto. La primera no. Por tanto, sobran explicaciones fuera de esa visión de láser o de inteligente artificial. Había, exactamente, un 30%.

Yo no me lo creo. Lo del treinta.  Si llego a creerme que había exactamente un 30% entonces creo que existe la cuadratura del círculo.

Los otros argumentos son querencia pura. Lo de los titulares y lo de coincidir con muchos aficionados. ¿Muchos ¿ ¿ Me puede decir cuántos. ¿ 13.245 , por ejemplo?  (¿14,76?)  (¿nueve?) Porque si es capaz de medir el 30%, ¿no le será más fácil traducir el “muchos” por un número real? En cualquier caso ¿es tan relevante que usted coincida con “muchos adicionados”? Lo de los titulares ya es un chiste. ¿Preside usted atento a los titulares? Será a los que le tocan las palmas, porque los demás a usted le dan igual.

Pero no se trata de usted ni de los demás, afines o no, coincidentes o no,  se trata del Reglamento. Supongo que sabe usted que dice el Reglamento.

 A mi no me gustan muchas cosas absurdasde los reglamentos. Como que ustedes tutelen la segunda oreja.  Conozco a presidentes de rigor, de criterio, que coinciden conmigo o no, pero un criterio que no mira de reojo titulares ni a “muchos aficionados”. Ese es el problema. Esas tribus de ¿miles y miles de aficionados? ¿Cuántos dice usted? , para los que usted preside.  Tiene usted suerte. Preside con impunidad. No es responsable y no se le puede pedir responsabilidad. Puede hacer, literalmente, lo que le de la gana. Porque nadie va a exigirle responsabilidad.

Porque nadie del toro le va a decir que se tape un poco. Porque no tienen valor. Porque aquí nada cambia. Porque se callan. Porque usted les presidirá algún día. Porque pueden aprobar un toro que, por ejemplo, un día antes no lo estaba.  Porque esta fiesta de cojones luego es depende.  Porque usted se va al día siguiente al burladero que  pone “cuadrillas”, justo al lado de los apoderados y toreros,  máxima autoridad, rey de reyes,  y es capaz de argumentar justo, exactamente,  el 100% de todo lo que se ha escrito ayer sobre usted, redes sociales incluidas.

Usted ha dado, hoy, con sus declaraciones, la razón al 100% de los titulares que no le gustan.

No al  30 por ciento. Al ciento por ciento. Exactamente. 

C.R.V

Twittear