icono-sumario Morante, Cayetano y Roca Rey, en el festejo que conmemora el 125 aniversario del coso jiennense de Baeza

 Faena de Morante de la Puebla en Baeza I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

PEDRO RUIZ > Baeza (Jaén)linea-pie-fotos-noticias

La celebración fue completa. Una onomástica, 125 años, para festejar por todo lo alto con un cartel de categoría. Y una terna convencida a triunfar por la causa. Triple Puerta Grande con seis orejas y éxito artístico total con el Morante de la Puebla más templado y un Roca Rey fiel a su concepto, arreando. No se dejó ganar la pelea Cayetano, enfibrado, que tiró de esa garra que lleva dentro para arañar sendas orejas por todas las vías posibles con una corrida de La Palmosilla, que tuvo nobleza, pero a la que, en general, le faltó raza.

Y es que no le sobraron los bríos al cuarto, pero poco le importó a Morante. El de La Puebla sacó sus muñecas a pasear y pulseó la bonancible embestida del astado de La Palmosilla. Se hizo con el toro y logró torear con máxima suavidad. Elegía al temple, porque nunca pudo bajarle la mano. Consiguió darle varias tandas con mucha rotundidad por ambos pitones. Faena de gran calado y estética, hubo hondura. Mató de gran estocada y asomaron los pañuelos. Dos orejas. 

El festejo del 125 aniversario de la plaza de toros jiennense de Baeza había arrancado con cierta demora después de un sinfín de homenajes y actos conmemorativos por la onomástica. Luego, salió el toro, un primero de La Palmosilla terciado, al que lanceó con gusto Morante de la Puebla. Buenas verónicas, que remató con dos medias de categoría. Marca de la casa. Apenas se le castigó en varas, pese a ello, llegó justo de energías a la muleta del sevillano. Lo probó el de La Puebla por ambos pitones y logró robarle algún muletazo templado suelto. Esfuerzo sin recompensa, porque la sosería del animal impidió que el trasteo tomara mayor lustre. Ovación desde el tercio.

Doble trofeo para Roca Rey con el tercero. El diestro peruano se tuvo que inventar la faena y, despejado de mente, supo sacar partido de un toro con muy poca fuerza y bastante mansedumbre, pero que tuvo un punto de nobleza. Se lo había dejado muy crudo en el caballo. Luego, en la franela de Roca Rey pasó una y otra vez, pero sin clase, ninguna entrega. Es más, miraba a tablas, en cuanto podía. A base de provocarlo y con la muleta muy puesta, logró arrancarle los mejores pasajes de la faena en redondo. Terminó con un arrimón marca de la casa, entre los pitones. Mató de estocada hasta la yema y paseó el doble premio.

Poco pudo hacer con el sexto, el toro más deslucido de la tarde. Un colorado que no tuvo fijeza durante la lidia, brutito en la embestida y que tampoco tuvo calidad en las embestidas. Le faltó raza y empuje. Roca Rey puso todo de su parte en una faena de tono irregular, desigual, porque no terminó de tomar vuelo por la condición del animal. Lo mató de estocada atravesada y fue silenciado.

Cayetano Rivera paseó una oreja del segundo de la tarde. Fue un toro al que tampoco le sobraron las energías y que no anduvo sobrado de raza. La puso en su lugar toda el torero dinástico. Ya desde salida. Lo toreó con gusto y ritmo a la verónica. Tuvo buen son ahí el toro, pero luego con el transcurso de la lidia se fue apagando en exceso. Además, su falta de empuje provocó que costará ligar la tanda más allá del tercer muletazo. Esfuerzo de Cayetano para exprimirlo, tiró de recursos y se fajó en las cercanías. Mató de estocada tras pinchazo y paseó el trofeo.

La triple Puerta Grande quedó garantizada en el quinto. Fue un toro desrazado y sin clase, pero que tuvo con gran virtud que duró algo más que sus hermanos. Aprovechó Cayetano para torearlo con soltura por ambos pitones aprovechando la inercia del animal. Corrió bien la mano hasta que el animal se rajó en busca de las tablas. Muy inteligente, el espada terminó la faena a favor de la querencia del astado. Mató al segundo viaje y paseó la oreja.

 

Hierro de La Palmosilla - España Plaza de toros de Baeza (Jaén). Festejo por el 125 aniversario del coso. Lleno en los tendidos. Toros de La Palmosilla, de terciada presentación, tuvieron pocas fuerzas. Destacó la nobleza de 2º 3º y 4º. Saludó Iván García, en el segundo. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Morante de la Puebla, ovación tras aviso y dos orejas.
Cayetano, oreja y oreja.
Roca Rey, dos orejas y silencio.