icono-sumario La perversión sobre los dineros públicos invertidos en la Tauromaquia es, aún, el déficit comunicativo del sector frente a la opinión pública. No hemos sabido decirle al madrileño y al español que, en Madrid capital, la aportación económica del Ayuntamiento fue y es de cero euros

icono-sumario No merece la pena ni parece lógico o semi-inteligente, argumentar o excusar la subvención de 0 euros por parte del Ayuntamiento. Y sin embargo se habla de ello, fruto sin duda de una mitomanía o insistencia en la mentira, que aún no sabemos gestionar con la realidad

icono-sumario La CAM debería de dejar claro al público y al madrileño lo contrario que Carmena. Que la Tauromaquia es un gran negocio para el ciudadano. Que aporta a los presupuestos un ingreso sustancial (sólo en arrendamiento anual 3.400.000 euros)

editorial-24-5-16-511x340Argumentos para decir la verdad I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

 

 

La perversión sobre los dineros públicos invertidos en la Tauromaquia es, aún, el déficit comunicativo del sector frente a la opinión pública. No hemos sabido decirle al madrileño y al español que, en Madrid capital, la aportación económica del Ayuntamiento fue y es de cero euros. Sus ingresos, sin embargo, se suceden a partir de los 55 millones de euros de facturaciones extramuros de la plaza de Las Ventas generados durante la feria de San Isidro. Sin acudir a la demagogia, el ciudadano de Madrid desconoce sin duda que la benefactora Carmena subvenciona con 1.000.000 de euros la Gala de la IIFA ( International Indian Film Academy), que se está celebrando en estos días en la ciudad. Se trata de la entrega de los Oscar ‘indios’ de Bollywood, escrito con b de vaca, que en la India, al ser sagradas es con b.

Luego de esta anécdota de un millón que nos permite la licencia humorística de la vaca, regresamos a las comparativas discriminatorias respecto al toro. Sin populismo y con datos oficiales. El Ayuntamiento subvenciona con 60.000 euros al deporte más popular de los madrileños, que como se sabe es el Badminton, dona 588.609 euros a La Rueca, o le concede 50.00 euros a la S.L. La Fábrica más Cultural, o varios millones a asociaciones de barrios para comprar sus votos, que ahora se llama así. Subvencionar para que (su) pueblo pueda democratizar la democracia en una participación similar en intención y número de activistas al famoso partido Liberacionista (La Vida de Brian, Monty Python 1979), que se reunían para debatir cuándo reunirse de nuevo. No es literatura, es una evidencia.

Cierto es que, en asunto de partidas presupuestarias cabe cualquier excusa o argumento, excepto en materia de Tauromaquia. No merece la pena ni parece lógico o semi-inteligente, argumentar o excusar la subvención de 0 euros por parte del Ayuntamiento. Y sin embargo se habla de ello, fruto sin duda de una mitomanía o insistencia en la mentira, que aún no sabemos gestionar con la realidad. El origen de esta mitomanía que da por cierto lo falso, data de los años 80, cuando arranca la estructura y estrategia animalista en España.

Una realidad que cifra en 393.429 euros la ‘Inversión Real’ (epígrafe textual de los Presupuestos de la Comunidad de Madrid 2016) de la CAM en tauromaquia. Eso dicen los presupuestos actuales, sin que se detalle que se subvenciona, cuestión que no se duda. Esa es la cifra cierta, ya que, de los 960.437 euros en la Partida de Gastos del Centro de Asuntos Taurinos (gastos del Centro, no de la Tauromaquia, que quede claro al público) 407.899 euros corresponden a gastos de personal y 133.000 a Bienes y Servicios. Son números de los actuales Presupuestos. Pero quede en evidencia la diferencia contable entre casi el casi un millón que la mitomanía o leyenda de mentira con certificado de verdad que dice se nos subvenciona en Madrid, con los 394.000 euros de ‘Inversión Real’. Que no sería moco de pavo si no obviáramos una cifra secuestrada a la opinión pública y al madrileño con un celo carcelario propio del Gulag: casi 3.400.000 euros por año sólo de canon de arrendamiento anual.

Al respecto de estas cifras, se desconocen las causas objetivas: dos hechos contradictorios social y políticamente. Que Carmena mienta o consienta la mentira sobre la mitomanía de la subvención es inversamente proporcional (en ideología, afecto y deseos de fomento) a que, desde la CAM se haga lo mismo. Desde un punto de vista (no de verdad numérica o contable) exclusivamente de rentabilidad política y de afinidad social, la CAM debería de dejar claro al público y al madrileño lo contrario que Carmena. Que la Tauromaquia es un gran negocio para el ciudadano. Que aporta a los presupuestos un ingreso sustancial (sólo en arrendamiento anual 3.400.000 euros) y que, de esta cantidad, se extrae una parte no muy grande (sobre el 17% respecto al canon) para reinvertir en un muy buen negocio para los madrileños.

Insistimos que, en lógica de afinidad y fidelidad social, éste habría de ser el discurso del equipo de Cristina Cifuentes. No sólo estaría diciendo la verdad, sino que estaría llamando mentirosa a la alcaldesa Carmena. Por arte extraño o cábalas no descifrables o quien sepa que, esto no sólo no sucede, sino que, cuando se expresa así de claro a la opinión pública y al madrileño, la propia CAM se siente aludida en negativo como si estuviera coludida, o con Carmena (no es creíble) o quien no desea que la Tauromaquia llegue al ciudadano liberada de la mitomanía falsaria de décadas.

Y no digamos las reacciones que este medio ha sufrido desde hace mas de una década (el mismo tiempo en el que hemos insistido en éstos y otros argumentos sobre el exceso de intervencionismo administrativo, económico y de imagen por parte de las Administraciones) cuando afirmamos cosa cierta como que la mayoría de las remodelaciones y mantenimiento de este coso es a costa de la empresa gestora; cuando, al ser Monumento Histórico, la lógica constitucional/cultural/obligación legal/ejecución administrativa, dice que tal patrimonio lo ha de ser a costa del bolsillo de su propietaria.

Mundotoro escribe todo esto por obligación periodística, que, afortunadamente, esta vez coincide al ciento por ciento con la lealtad a la Tauromaquia, a sus gentes, que son votantes (son votantes, sí) y con la defensa de los intereses públicos y del público y aficionado. Incluso, esta vez, todo ello coincide, además, con los intereses políticos, sociales y económicos de la Comunidad de Madrid. Quizá no coincide tanto con los asesores públicos que han mal asesorado a la actual presidenta y a la anterior, respecto a qué hacer y cómo bien gestionar la Tauromaquia en Madrid. Porque sabemos que, hoy por hoy, el sector en pleno, la nueva Fundación por la Tauromaquia, el aficionado y el público y el votante, coinciden con todos estos escritos. Porque son ciertos e irrefutables.

A partir de aquí, que cada cual sea responsable de lo que haga con el toreo en Las Ventas. Porque, afortunadamente, ya no es como antaño. Ahora sí estamos unidos. Ya no enseñamos los tirantes a esta mitomanía que le dice a la opinión pública que vivimos a expensas de las subvenciones. Mentira. Nosotros somos los que subvencionamos. Y exigimos que nuestros políticos votados lo afirmen para estar al lado de la verdad y al lado de su gente.