Ferrera, con la oreja del cuarto I TOROMEDIAlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

 

‘Expresarme con palabras es complicado… cuando la intensidad de tu alma está tan a flor de piel’. Así se manifestaba Antonio Ferrera tras cortar una oreja del cuarto Victorino en el quinto festejo de la Feria de Abril de Sevilla ante los micrófonos de Toros.

El extremeño comentaba esto tras pasaportar a ese ejemplar: ‘Expresarme con palabras es complicado ahora… Es muy difícil, sobre todo cuando la intensidad de tu alma está tan a flor de piel, y tu alma ha estado tan abierta. Sobre todo después de poner todo el corazón ante un animal que no regala su sinceridad. Ha tenido mucha emoción. Había que llegarle hasta su fondo. La afición ha estado muy metida en la faena’.

De su primero decía: ‘Al menos estuve por encima de él. Traté de ponerle la entrega que le faltaba. Ojalá hubiera durado más, porque al principio marcó cosas buenas, pero ¡qué pena que se parara tan pronto!. Quise dejarlo crudo en el caballo, porque había marcado esas cosas buenas y tenía buen aire, pero esto es así.’

Paco Ureña también paseó un trofeo del tercero: ‘Es muy especial y dificil que un toro tenga una embestida tan humillada de principio a fin. Aunque al principio no la tuvo, pero poco a poco fui encontrando lo que buscaba, y he podido gustarme por momentos. Y al final lo maté bien. He estado a gusto. Tuvo la virtud de humillar, y al final dio lo que tenía y he podido hacer cosas bonitas. Es cierto que al principio se quedaba corto, pero este encaste es así. Al final tuvo cosas muy buenas’.

Por su parte, Manuel Escribano manifestaba sobre el quinto: ‘Tengo un coraje increíble… Ha sido una pena que la espada no entrara en su sitio y una lástima que tardara en morir… Pero lo he toreado por abajo como a mi me gusta. Molestaba un poco el viento pero he podido pegarle muletazos pudiéndole por abajo, eso segundos en los que ha embestido tan abajo y tan despacio. Ahí he vuelto a sentirme torero y a hacer las cosas que yo siento.’

‘El toro embestía tan despacio, que parecía que se quedara parado, es muy difícil torear tan por abajo, hay que tener mucho temple para eso, y eso es lo que le llega al público’. De su toro anterior decía: ‘Ha sido una pena que no me haya ayudado. Lo quería hacer todo por abajo, incluso hasta cogerme’