MUNDOTORO

Seguir a @Mundotorocom

Madrid (España). Reproducimos un artículo de Sandra Gallardo, Presidenta del Foro de la Juventud Taurina, en relación a la experiencia vivida en Mérida:

Vino desde Londres con una única intención: descubrir porqué a su hermana le gustan tanto los toros. Llegó sin saber prácticamente nada. Se fue con la mochila cargada de recuerdos, conocimientos, experiencias y con la respuesta a su pregunta. Alfon no pudo tener mejor bautizo taurino. Verle celebrar el indulto de ‘Taco’ con el mismo entusiasmo con el que un aficionado al fútbol celebra un triunfo, vale todo el esfuerzo de estos últimos meses.

La de estos dos hermanos -Bea y Alfon– es una de las muchas historias que se entremezclaron en Mérida. Hay otra igual de especial: la de Javier, un chico de Barcelona que se cruzó de punta a punta la península, trece horas de autobús, para disfrutar de lo que en Cataluña le han prohibido. Y podríamos seguir porque anécdotas hay muchas. Fuimos medio millar de jóvenes los que conquistamos la antigua Emérita Augusta. La empresa Lances de Futuro quería que fuera un acontecimiento, y así fue. Bendita la hora en la que nos embarcamos con José María Garzón en esta aventura. Para el Foro de la Juventud Taurina era todo un reto, una nueva prueba de la que salimos todos muy satisfechos.

El objetivo era llenar Mérida de jóvenes y para ello el plan no podía ser mejor: toros, campo, ocio, cultura, turismo… Todo por muy poco: 12 euros. La mañana del sábado, cuando comenzamos el reparto de entradas a los inscritos, presagiaba lo que acabaría siendo el fin de semana. Entorno a taquillas se organizó una tertulia improvisada. A pesar del calor, nadie se iba una vez recogido su sobre. Se iba haciendo piña.

El sábado por la tarde tocaba tentadero a campo abierto en Jandilla con el torero extremeño Ambel Posada. Un bonito detalle del ganadero Borja Domecq permitir que cientos de jóvenes vieran unas labores camperas a las que rara vez tiene acceso el gran público. Por la noche cena y fiesta en el embalse romano de Proserpina, pero el domingo tocó levantarse pronto. Era el día reservado para hacer turismo y admirar el rico patrimonio arqueológico de Mérida: el teatro romano, el anfiteatro o el templo de Diana.

Pero a las siete del día 1 era la hora de la verdad. El fin último de nuestro viaje. El mano a mano que se quedó en encerrona de Alejandro Talavante con seis de Zalduendo. Y la guinda del pastel: en directo por TVE. ¡Qué importante era que saliera bien la tarde! ¡Qué espaldarazo para la Juventud Taurina que se viera en la televisión pública que a los jóvenes nos gustan a los toros.

Ni soñándolo podíamos imaginar lo que nos deparaba. Un Alejandro Talavante inspirado, sublime, entregado y con duende. Vellos de punta con su faena por bulerías al tercero. Olés desde las entrañas y lágrimas de emoción con el cuarto toro, aquél con aire mexicano, que embistió gateando y metiendo la cara desde el primer lance. El toro del indulto. Y por especial el sexto: el brindis de Talavante a la juventud que estaba encima de toriles. Locura colectiva. Emoción a raudales. Éxtasis. Carreras por los tendidos y el callejón. Saltos. Invasión del ruedo. Los jóvenes sacamos a hombros al torero. Héroe moderno. Fue nuestra particular forma de darle las gracias. Jamás olvidaremos Mérida.

Sandra Gallardo

Foro de la Juventud Taurina

FOTOGRAFÍA: Talavante, en hombros, acompañado por jóvenes en Mérida

 

Twittear