Curro Vázquez no se parece en nada a Lagartijo El Grande. Obvia decirlo. Cuando Curro no ve claro un toro, o, intuyendo posibilidades, trata sin éxito de acoplarse con él, no se anda por las ramas, evita las cancamusas y abrevia. Eso ocurrió con el primero de los toros de Zalduendo y, por breve y cauteloso escuchó una silba. Pero si Curro vislumbra la cualidad recóndita de un buen toro y, metido en el empeño logra plasmar su asolerado arte, aquello conduce al paroxismo. A una órbita entusiástica trasladó Curro al público palentino trazando muletazos del más puro clasicismo dentro de una faena nada convencional, compuesta de pinceladas cromáticas y aromáticas, ahora una trincherilla, después dos naturales seguidos, uno de pecho inmenso, todo un caos ornatísimo de toreo para dilectantes. Magistral. Por delante de Curro había cortado una oreja Joselito a un toro bravo y repetidor de los que no resultan
cómodos sino se les coge el sitio y que resulta muy difícil ligar los muletazos.

La faena, de buena compostura y con pases de hermoso trazo, careció sin embargo de ritmo e hilván. La estocada concluyente puso en sus manos la primera oreja de la tarde.

Rivera Ordóñez perdió por pinchar la del tercero. Había destilado motivación el torero sevillano, ganas de agradar y de triunfar. Se empleó en la lidia ‘a roso y velloso’, pero el toro falto de fuerzas no pudo impulsar la casta que albergaba. No obstante, la faena de Rivera adquirió importancia como para haber merecido un premio tangible. Vendría luego al tumbar al salpicado sexto de un buen espadazo. El de Zalduendo, noble, soso y torpe de movimientos, le permitió cuajar un trasteo de gradación creciente en el que sobresalió la postura del matador, la seguridad y temple de sus muletazos, por encima de la condición del toro.

En una tarde de buen tono general, la nota más baja la dio el quinto de Luis Algarra, un animal que embistió sin entrega y sin rematar los viajes, con el que Joselito apuró prácticamente el tiempo asignado a la faena de muleta para ganarse una ovación de despedida.