Vídeo resumen de la quinta de la Temporada Grande I PLAZA MÉXICOlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Méxicolinea-pie-fotos-noticias

Una tarde muy seria fue la que brindó Juan Pablo Sánchez con un lote nada fácil en la quinta de la Temporada Grande, en la que Andy Cartagena regresó a Insurgentes con gran impronta tras diecisiete años de ausencia cuajando una faena muy completa al cuarto. Una oreja de peso cortó el hidrocálido del rebrincado tercero, mientras que a punto estuvo de pasear otra del complicado sexto de no fallar con la espada, con el que se la jugó e incluso estuvo a punto de ser cogido de fea manera. Firme se mostró Fermín Rivera con su lote, en una tarde en la que terminó escuchando los tres avisos en el quinto.

Debutaba en la Plaza México Torreón de Cañas, que lidió un encierro muy serio pero desigual de comportamiento, del que destacó el buen segundo. Bueno y con poder también fue el cuarto de rejones de José María Arturo Huerta. El quinto toro fue bautizado con el nombre de Leon de Orduña en honor a Iván Fandiño en el día en el que se cumplían seis meses de su muerte.

Se abría mucho de salida el segundo de Torreón de Cañas, un ejemplar muy serio al que toreó con buen aire a la veronica Juan Pablo Sanchez. Se dobló con el de inicio muy torero el hidrocálido, ante un animal justo de fuerza, que si bien al principio del trasteo tuvo tendencia a puntear los engaños, y fue rebrincado y de corto recorrido echando la cara arriba al tercer muletazo.  Muy sereno, con claridad de ideas en todo momento, Juan Pablo Sánchez trató de hacerlo romper hacia adelante con mucha firmeza en una faena muy seria y de mucho mérito acortando distancia, dejándose llegar los imponentes pitones a la altura del pecho. Muy valiente, importante y serio el torero, dejó también después una estocada en lo alto siendo premiado con una oreja de ley.

Otro toro serio fue el sexto, al que toreó con gran suavidad a la verónica Juan Pablo Sánchez, que se las vio con un toro complicado que tras una primera serie potable con la mano derecha, comenzó a meterse por dentro por ambos pitones, y que incluso a punto estuvo de prender de fea manera por el fajín al espada mexicano, que se libró de milagro de una severa cogida. Mucho mérito de Sánchez, que no se arredró, plantándose con firmeza para extraer muletazos de valor. Mató de media estocada y descabello, por eso no fue premiado con otra oreja.

Salió con muchos pies de salida el cuarto de  José María Arturo Huerta, que acometió con emoción a la cabalgadura Cuco de Andy Cartagena, que clavó un solo rejón de castigo. Mucho temple a dos pistas con Iluso, con el que clavó banderillas con mucha pureza y dejándose llegar mucho a un toro que tuvo codicia y poder en una actuación importante, en la que con la grupa instrumentó la Hermosina con elegancia. Brillante el balanceo con Cupido para citar al animal y clavar con mucha verdad en una labor muy completa que remató con gran espectacularidad hirguiendo de forma vertical a Humano, lo que sorprendió al público mexicano, para clavar después al violín. De postre, rueda de cortas a lomos de Bruja. A pesar de dos pinchazos previos a un rejón de muerte fulminante, hubo petición mayoritaria, y el presidente concedió una oreja al benidormí por su importante labor.

El primero de  José María Arturo Huerta fue un toro enclasado, con temple y ritmo al que Andy Cartagena toreó con suavidad y espectacularidad en una faena en la que destacó clavando banderillas con Apolo al quiebro y en lucidas piruetas. También con las cortas con Jinocente. Lástima que fallara con el rejón de muerte. Por eso todo quedó en palmas.

Lanceó con temple a la verónica Fermín Rivera al primero de Torreón de Cañas, para después torear con garbo por chicuelinas. Galopó el astado en banderillas. Por alto inició una faena para sacar a los medios a un toro que embistió con nobleza y codicia por el pitón derecho, en una primera parte de mucha intensidad en la que hubo muletazos largos, con el toro humillando y entregado, por ese lado. Tras una tanda al natural, luego acortó distancia y se metió en cercanías en una labor interesante y de firmeza. Pinchó y el torero recibió palmas al término de su actuación.

Tuvo alzada, trapío y seriedad también el quinto, bautizado como León de Orduña en honor a Iván Fandiño, que se movió de salida y al que toreó asentado a la verónica Rivera, que quitó por delantales. Se dobló en el inicio para instrumentar después una tanda larga con la derecha con el toro embistiendo con transmisión. Pero sólo duró esa única serie, acortando su recorrido después y pasando sin entrega y manseando buscando las tablas. En ese terreno le buscó las vueltas el torero para terminar en cercanías en una labor firme y decidida. Sin embargo, se le atascó la espada y terminó escuchando los tres avisos.

Hierro de Torreón de Cañas (América) Monumental Plaza México. Quinta corrida de la Temporada Grande. Toros de José María Arturo Huerta (1º y 4º), para rejones, noble el primero, premiado con el arrastre lento; con poder el cuarto, y de Torreón de Cañas, que hacía su presentación en Insurgentes, para la lidia a pie, de juego desigual. Destacó el buen y noble segundo. Hierro de Rancho Seco - México
Andy Cartagena, silencio tras aviso y oreja;
Fermín Rivera, silencio tras aviso y pitos tras tres avisos;
Juan Pablo Sánchez, oreja y palmas.
Incidencias: El quinto toro fue bautizado con el nombre de Leon de Orduña en honor a Iván Fandiño en el día en el que se cumplían seis meses de su muerte.