Téllez brilló en la quinta y última de la Feria I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

 

MARCOS SANCHIDRIÁN > Cuéllarlinea-pie-fotos-noticias

El valor de torear despacio también te hace diferente. Torear y estar en la plaza. Sin prisa, llenando la escena y, después, reduciendo la velocidad del animal. Todo con limpieza, sin toques bruscos. El temple. Al noble tercero, a la postre el mejor de un encierro desigual de Toros de Brazuelas, Ángel Téllez lo toreó con categoría. Lo de Madrid no fue casualidad. A Javier Orozco le tocó un lote difícil con el que estuvo entregado y al que le cortó una oreja.
Mención especial merecen los Forcados Amadores de Alenquer, con una pega emocionante al cuarto. Con un compañero caído, volvieron a la cara para demostrar que son muy grandes. El público les reconoció su labor y les obligó a salir andando por la Puerta Grande.
El tercero tardó en quedarse fijo en lo que pasaba en el ruedo. Pendiente de todo, fue en la muleta cuando se olvidó de lo que había a su alrededor. Ángel Téllez toreó muy templado a un utrero noble y de buena condición. Fue la principal virtud, torear, andar por la plaza, salir de la suerte, todo muy despacio. Está preparado el madrileño para cotas mayores. El espadazo sin puntilla le puso en las manos las dos orejas. Serio también fue el novillo que cerró la feria, como complicada fue su condición. En una colada, Téllez fue volteado y ya fue imposible ponerse ahí. Se dobló con él y abrevió.

Desde los primeros capotazos, el segundo se metía por dentro, defecto que fue desarrollando conforme avanzó la lidia. En la muleta, Javier Orozco le puso más voluntad y acierto de lo que mereció el utrero que le buscó los muslos por los dos pitones. Lo mejor, pasaportarlo rápido y a por el siguiente.

Más serio fue el quinto, montadito, siempre enseñando las puntas. Javier Orozco estuvo entregado, yéndose al pitón contrario hasta, incluso, recibir una fuerte voltereta. Volvió a la cara del toro sin mirarse para estar más asentado aún y dejar buenas sensaciones. Mató de una estocada casi entera y paseó un trofeo.

Un par a dos manos, después de que los Forcados Amadores de Alenquer realizaran una buena pega al segundo intento, fue lo más destacado de la primera actuación de David Gomes en el cierre de feria en Cuéllar. El novillo se aquerenció en tablas y se puso complicado para el rejón de muerte, que redujo el premio a una ovación.

Se vivieron momentos trágicos tras la segunda pega de los Forcados al cuarto. El novillo, fuerte y con fuerza, golpeó violentamente a uno de los forcados que quedó tendido inerte en el ruedo. Rápidamente, fue conducido a la enfermería y en el tercer intento, sus compañeros le honraron con otra emocionante pega. Por su parte, David Gomes ejecutó las suertes con pureza y clavando arriba. El portugués homenajeó al Forcado caído dando una vuelta al ruedo con su barrete.

Hierro de De Brazuelas - España Plaza de toros de Cuéllar (Segovia). Quinta y última de la Feria en Honor de la Virgen del Rosario. Un tercio de entrada. Novillos de Toros de Brazuelas, desiguales de presentacion y juego Logotipo mundotoro crónicas
David Gomes, ovación y vuelta al ruedo
Javier Orozco, silencio y oreja
Ángel Téllez, dos orejas y silencio
Incidencias: Heroica pega de los Forcados Amadores de Alenquer al cuarto.