Vídeo de la tarde de Antonio Grande en Santander I ISMAEL DEL PRADOlinea-punteada-firma1

ISMAEL DEL PRADO > Santanderlinea-pie-fotos-noticias

Más bajo y astifino, el cornidelantero tercero salió suelto y a su aire. Antonio Grande logró fijarlo en un cadencioso saludo a la verónica que prolongó por chicuelinas. Al rematar con la brionesa, lo arrolló de fea manera y lo pisoteó varias veces. Tras recobrar el resuello, sin aparentes heridas, volvió a la cara y dejó un quite de nuevo por chicuelinas. De mano baja, ceñidas. Tras brindar al público, comenzó pegado a las tablas, por bajo, hasta sacar al novillo algo tardo al tercio. Ahí, y siempre en paralelo, firmó una faena en la que destacó el toreo en redondo.

Encajado, bajando mucho la mano y buscando torearlo reunido. Le faltó raza al novillo, sosote, para que su labor calara con ahínco en el tendido. Pese a ello, hubo dos tandas notables. Se rajó en el Segundo natural el de Zacarías Moreno y, a partir de ahí, al sentirse podido, se acobardó mucho. Muy parado, no pasaba. Media en buen sitio y tercera ovación de la tarde.

Montado, largo y regordío, cerró plaza otro novillo colorado y de agradables hechuras, al que costó sujetar de salida. Incluso tomó su vara en el picador que guardaba la puerta. Cortó e hizo hilo luego en banderillas. Grande no quiso quedarse detrás de sus compañeros y volvió a tirar del mismo aplomo que en su primero. Muy asentado y firme, buscó siempre correr la mano por ambos pitones y dejó varias series estimables. Macizas y limpias, sin apenas perder pasos delante de un utrero que mantuvo su movilidad, pero que nunca se entregó, pues salía muy desentendido de la franela. Así se complicó ligarle, pero también logró sacar algunos pases con la zurda de mérito. Tenía su oreja cortada, pero se le atragantaron los aceros y todo quedó en una ovación.