icono-sumario El diestro mexicano, tal y como tenían previsto los doctores, será operado por segunda vez de su gravísima cornada

Antonio Romero, herido el domingo en La México I NTR TOROSlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

El matador de toros mexicano Antonio Romero está siendo operado desde las nueve de la noche (14:00 hora local) a consecuencia de la gravísima cornada recibida este domingo en la plaza de La México en la región ano rectal, cuando toreaba de muleta a su astado de Piedras Negras. Esta segunda intervención quirúrgica ya estaba prevista por el equipo médico encabezado por el doctor Rafael Vázquez Bayod, cirujano jefe del embudo de Insurgentes.

La duración de la operación se prolongará durante varias horas y, con la misma, los doctores tratarán de ‘reparar parte de los enormes destrozos’ provocados por el pitón del toro, según el comunicado remitido a los medios. Toda vez que en el primer paso por el quirófano, su prioridad fue la de ‘estabilizar con una cirugía de salvamento y control de daños’ del estado del torero de Zacatecas.

Romero ha pasado las horas posteriores a su percance ‘estable‘, pero ‘dada a la magnitud de la lesión y la zona afectada se considera como muy grave’, puesto que ‘aún pone en peligro la vida’ del torero. No en vano, se le mantiene ‘con vigilancia estricta’. En este sentido, los galenos entienden que, en función de esta segunda operación ‘no está exento de requerir algún otro procedimiento quirúrgico’.

Por último, en la nota de prensa remitida por el sevicio médico se incluye el parte médico definitivo del joven torero mexicano: ‘Durante la lidia del cuarto astado, el matador Antonio Romero Romero, sufre una gravísima cornada en región perineo rectal, que desgarra totalmente el esfínter anal y se extiende desgarrando el recto de manera severa aproximadamente en unos 20 centímetros; se aplica protocolo de estabilización médica avanzada, se colocan accesos venoperiféricos con solución fisiológica, se administra esquema de antibióticos y analgésicos para posteriormente ser trasladado al Hospital Ángeles Mocel para su manejo quirúrgico’.

Una vez allí, Romero, prosigue el parte médico ‘fue intervenido quirúrgicamente encontrando la grave lesión antes descrita con lesión total del esfínter anal y desgarro severo de recto, aproximadamente de 20 centímetros con sangrado profuso y hematoma retroperitoneal, por lo que dada la gravedad de la lesión, se decide hacer una cirugía de salvamento y control de daños, asimismo se efectúa también laparoscopia diagnóstica y realización de colostomía -derivación externa del colon-‘. Pronóstico ‘muy grave’.