Aún se puede I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

C.R.V. > Madridlinea-pie-fotos-noticias

 

Hoy hay gente en su vida de forma irremediable, derrotada (aunque no vencida) por la decisión del Tribunal Constitucional de Colombia en Bogotá. La que pone fecha a ‘lo político’ (Congreso de la Nación) para regular un toreo a pie sin sangre, o, en su defecto, se pondrá fin al propio toreo. ¿Pudo haberse evitado?. Creo que si. O, al menos, pudo haber proporcionado a la Tauromaquia de todos los países que la celebran, una experiencia de cohesión entre ellos para preparar el capítulo siguiente. Porque, si a estas alturas alguien duda o niega que lo de Colombia no es extrapolable a España o a cualquier país que celebre toros, es un insensato o un mentiroso.

En los últimos quince años la cadena de sucesos sociales y jurídicos negativos contra las Corridas de Toros y, quizá contra toda la Tauromaquia (esta incluye expresiones populares sin ser corridas regladas) ha sido tan fértil y veloz que, en década y media, la situación legal del toreo tiene el aspecto de un buque con excesivas vías de agua en su casco. En apenas quince años, justo el tiempo en el que la estrategia de comunicación animalista ha dado sus frutos en las instituciones políticas y en la sociedad. Jamás una ‘ideología’ había hecho una carrera tan veloz en la historia de la humanidad, como la del llamado ‘animalismo’.

En España el animalismo tuvo su primera gran victoria en Cataluña, cuanto se aprobó la modificación de la ley de Bienestar Animal. ¿Prohibieron las corridas?. Absolutamente, pues el toreo quedó fechado sólo en las plazas de tradición y ya construidas, todas de propiedad pública. Nunca mas salieron a concurso. Lo de la Monumental fue la escenificación de un secesionismo mediático, pues la plaza es propiedad privada de un empresario catalán que antepuso su negocio a la Tauromaquia. Recientemente, Balañá ha sido nombrado miembro de la Academia del Cine Catalán, con el aplauso público de Ada Colau, alcaldesa juramentada contra el toreo. Juramentada a sabiendas que Balañá jamas ejercerá sus derechos legales en Barcelona. Sus negocios son catalanes, no de la tauromaquia.

Dispuestos a no llamar a las cosas por su nombre, en un exceso de proteccionismo de familias, escenificando una endogamia sin capacidad de cohesión o de estrategia, los agentes productivos del toreo no se enteraron de lo de Cataluña hasta que Barcelona se declaró ciudad libre de toros. La reacción de los clanes fue dejara hacer a Balañá, uno de los suyos en ese rol de repartidores de plazas, creando éste una Plataforma de Defensa de la Fiesta que ni siquiera tuvo el coraje de inscribir en Cataluña. La inscribió en Madrid dando muestras de estar vendiendo un elefante blanco, a sabiendas del sector empresarial, ganaderos y toreros. Que, o les dio igual o les dio igual.

No detener en su día al animalismo en Cataluña, o, al menos, no tomar en cuenta esta estrategia de terminar con el toreo a través de las 17 leyes de Protección Animal que existen en el Estado Español, le provocó a la Tauromaquia quince años de retraso intelectual con unos daños irreparables. La internacionalidad del animalismo, sin duda alguna alimentada y financiada por el mercado de los animales (no es coincidencia que este movimiento camine paralelo al incremento de dividendos del mercado de las multinacionales de las mascotas) cuenta con un componente económico, harto denunciado por este medio y que corroboró hace una semana un Constitucionalista de prestigio mundial como es Jaime Castro: ‘en las ultimas décadas, el animalismo cuenta con un componente económico mundial que le hace crecer en su presión social y política’. Puso como ejemplo que en Inglaterra el sector de Seguros de mascotas se ha incrementado mas que todo los demás tipos de seguros.

Tomada como buena la sentencia del TC español, el error ha sido aún más grave. Sin embargo, ésta es idéntica a la del TC de Colombia:

.-Colombia: el alcalde Petro no tenía potestad para prohibir las corridas.
.-España:La Generalitat no tenía potestad para prohibir las corridas.

No tener potestad es una argumentación de jerarquía jurídica, pero, en ningún caso es una sentencia que afirme que el toreo no es maltrato animal. Asunto que, alegado en Colombia, ha presionado a la Corte a su decisión. Y, asunto, que trasladado a cualquier lugar del mundo donde se celebren corridas, tendrá el mismo resultado. La cuestiono es: ¿se puede detener o hacer frente a esta estrategia imparable del prohibicionista animalista? Si. ¿Cómo? Orientado nuestro trabajo en el lugar a donde lo han llevado los animalistas. Uno: a las instancias del derecho ( y los derechos) y de la Constitución. Dos: al discurso social de lo que es maltrato animal.

Uno.- Hay sentencias en Europa muy extrapolables a la Tauromaquia. Mundotoro publicó hace unos días una decisión de la Corte de Alemania en la que concedía el derecho a la minoría musulmana al ritual de sacrificio de corderos, tras haber sido prohibidos en un land de este país. El TC alemán argumentó que ese colectivo minoría tenía derecho esa tradición ritual religiosa, señalando que el animalismo no podía traspasar esa frontera del derecho de ese colectivo.

¿Sería concebible en España que la minoría musulmana tuviera ese derecho ritual y que una tradición de siglos de Tauromaquia no pudiera celebrar ese ritual o tradición?. La coherencia justa dice que no. pero es posible en tanto en cuanto la tauromaquia no está considerada como un COLECTIVO con derechos. Por tanto, el trabajo primero es lograr que la justicia de esta país considere a los millones de participantes de la Tauromaquia como un colectivo de mas de seis siglos de existencia que tiene el mismo derecho que otros colectivos. Y que la frontera del animalismo con esos derechos como colectivo.

Existen, además, otras decisiones de jueces y tribunales en Europa que, de una u otra manera, ponen frontera a las peticiones animalistas, que, básicamente son éstas. El animalismo no puede poner fin a las necesidades de vestimenta y alimentación del ser humano. No puede poner fin a sus necesidades sanitarias en cuanto a investigación de fármacos ni a la erradicación de plagas de enfermedades que transmitan animales. Y tampoco puede poner fin a los derechos de los colectivos por razones de creencia, ritual, religión, tradiciones…

Dos.- Uno de los grandes errores y un gran logro del animalismo es el asunto ecológico. En medio de una conciencia mundial del calentamiento global, el animalismo secuestró de forma falsaria el mensaje ecológico, cuando es una ‘ideología’ acientífica absolutamente contraria a los postulados medioambientales. Pero hoy el ciudadano iguala ecologismo y animalismo. Y el toreo, aval del medio ambiente a través del ecosistema de la dehesa, jamás ha logrado hacer llegar este discurso a la sociedad, ni siquiera ahora, en el contexto sensible que existe para detener las consecuencias del calentamiento global.

Además, hay una corriente de personas aún no conexionadas, que argumentamos que al animalismo es la madre de todo el mal trato animal, en función de un gran negocio mundial. La mascota es un post animal, no un animal natural. Degradado y maltratado en función de una sensiblería desnaturalizada que trata de conceder aspectos y necesidades de consumo humanas a un ser degradado, castrado y secuestrado en su naturaleza. Hay que denunciarlo con insistencia y estrategia ante la sociedad. Nuestro ‘mal trato’ supondría el maltrato a un 0,000000001 por ciento sobre los animales de un Mundo que ha perdido ya al 45% de sus razas por afán de humanizar al animal.

Estos son los lugares de pelea actuales con los que se enfrenta la Tauromaquia. No existen otros. No es un capricho personal de quien escribe o de este medio. Es la realidad de los hechos. Mirar hacia atrás para hacer sangre y acusar de errores pasados, es estéril. Pero no vamos a cruzarnos de brazos ante los errores presentes de unos actores económicos del mundo del toro que no sirven a los intereses de la tauromaquia ni de sus gentes. No creemos en las estrategias actuales. No sabemos porqué el toreo no está en la lucha de los dos apartados explicados arriba. Pero se está cometiendo el último error. No hay mas margen. A costa de que nos llamen derrotistas, no lo hay. Y para demostrar que jamás seremos derrotados, vamos a seguir

Para la mayor parte de taurinos, Colombia no es nada. No es Europa. Colombia, México, Perú, Ecuador, Venezuela… se perciben, sino con desprecio, si con menosprecio hacia esa indiada lejana y de dudoso desarrollo a la que se va para torear y volver con cierta plata. Nos somos España, la potencia de la Tauromaquia. Una potencia que es ni es España (el 35% de nuestra territorio no da ni dará toros y otro 20% está tratando de no darlos) ni mucho menos es Europa, porque la tauromaquia en Francia está prohibida excepto en zonas de tradición (unos 112 festejos al año) y Portugal tiene una tauromaquia que también menospreciamos. No pensamos que es imposible que prohíban los toros en Bélgica o Suiza, porque jamás se dieron. Tampoco pensamos que Alemania, Belgica, Suiza u Holanda, son países una cultura de la legalidad sobre colectivos puede ser usada en nuestro beneficio.

Insistir en el debate cultural, económico, etc… del toreo contra los que lo niegan es una estupidez supina. Porque ese debate ha finalizado. Finalizó en el momento que los tribunales y los gobiernos comenzaron a legislar y sentencias como mal trato animal a la Tauromaquia. No podemos creer que ese debate es aún válido. está en fuera de juego, sirve sólo para elaborar un movimiento en círculos que no lleva a parte alguna. El debate hoy está en los legisladores y los congresos de los gobiernos y en los TC. No hay otra arena donde pelear.

Mundotoro se declara hoy, exento de la obligación de apoyar con la venda en los ojos de una mal llamada ‘fidelidad’ a las estrategias actuales. Tenemos en lo expuesto arriba, una meta a la que dedicar nuestro esfuerzo y escasos recursos. Estamos abiertos a más propuestas, a más ideas. Pero ya no miraremos atrás ni seremos compañeros de viaje de ninguna postura que no haga frente con valor, coraje y talento al animalismo y la época de nuestra prohibición.

linea-punteada-firma1