icono-sumario Se impuso con verdad Adame en Burgos para dar una gran tarde

icono-sumario Dos orejas del sexto, que le hirió por entrar a matar con sinceridad

icono-sumario El encierro de La Quinta respondió a las expectativas

Vídeo de la segunda de la Feria de San Pedro I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

JOSÉ MIGUEL ARRUEGO > Burgos (España) linea-pie-fotos-noticias

 

Dicen que la verdad tiene dos caras. En la vida y también en el toreo. Ambas facetas las vivió Adame hoy en Burgos. Se impuso con verdad el mexicano en el nuevo Coliseum, para dar una gran tarde. Sin dejarse nada atrás, entendió perfectamente a sus dos toros de La Quinta. Tres orejas, dos del sexto, que le hirió prendiéndole del muslo por entrar a matar con sinceridad torera en un encierro que respondió a lo que se esperaba de estos santacolomas. El mejor fue ese sexto, y a excepción de cuarto y quinto, los restantes también se dejaron y tuvieron movilidad y ritmo. Solvente se mostró Escribano, a quien la espada le cerró la Puerta Grande en el quinto. Muy centrado estuvo Robleño en el primero, que pechó con el cuarto, el peor de los ejemplares, y por ese motivo no pudo redondear.

El sexto fue el más completo, bravo y encastado. No se dejó nada atrás Adame, que toreó mucho y bien. Hubo un quite por zapopinas y una faena con mucha determinación llevando al toro muy cosido y sometido. Faena rotunda, coronada de una estocada de la que salió prendido, con una cornada en el muslo derecho. Fue conducido a la enfermería mientras la cuadrilla paseó las orejas.

Enrazado el tercero. Sin clase, tuvo la emoción de la movilidad. Le buscó las vueltas Adame con soltura e inteligencia, y con esa variedad de recursos exprimió al de Santa Coloma por los dos pitones. Obra resuelta, rematada además de una estocada en la suerte de recibir.

Robleño cortó la oreja de un toro bien hecho que blandeó de salida pero fue a más y aunque sin temirnar de descolgar fue bueno y tuvo ritmo sobre todo por el pitón derecho. Faena de menos a más, con un par de series importantes, por despaciosas, coronadas de una buena estocada. El cuarto no quiso romper para delante a pesar del buen trato que le dispensó el torero, que le dio todas las ventajas. El de La Quinta se quedó por debajo, punteando el engaño y sin pasar del embroque.

Más estrecho el segundo, se movió mucho, y aunque sin terminar de humillar llegó mucho al tendido el de La Quinta. Estuvo muy completo Escribano, muy variado en todos los tercios. Lo toreó con mucha facilidad, y el quehacer del sevillano al igual que el comportamiento del toro gustaron al público. Sólo cortó una oreja porque un metisaca se interpuso a la estocada definitiva.

Al quinto le formó un lío en los primeros tercios, sobre todo en banderillas, donde puso hasta cuatro pares, pero luego el cárdeno perdió fuelle hasta quedarse corto, sin pasar nunca. Estuvo solvente Escribano, mantuvo el interés, pero la espada le cerró la Puerta Grande.

Hierro La Quinta Coliseum de Burgos. Segunda de la Feria de San Juan y San Pedro. Dos tercios de plaza. Toros de La Quinta, de juego interesante. El mejor el sexto, a excepción de cuarto y quinto, los restantes también se dejaron y tuvieron movilidad y ritmo.  logo-mundotoro-fichas-crónicas
Fernando Robleño, oreja y silencio.
Manuel Escribano, oreja y ovación tras aviso.
Joselito Adame, oreja y dos orejas.