Café de olla I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

CRV > Méxicolinea-pie-fotos-noticias

 

Hace mucho tiempo cometí la osadía de pedir paella y albóndigas en Arles, Francia. Una señorita francesa/magrebí me lo cobró a precio de caviar a través de un francés pronunciado. La paella sabía a lo que sabe lo que se escupe y las albóndigas eran bolas sobrantes del Roland Garros. Los españoles, fundamentalmente, llevamos a España en paladar. Y no encontramos consuelo de patria para donde de veras está la patria inmortal e irreductible que es la barriga, en otro sabor que no sea el nuestro. Eso se echa de menos. Se necesita. Hay días que declararía mi amor con cura de sotana y alzacuellos en un altar, a una tortilla de patata de Madrid o a un puchero cuchara.

No es que aquí se coma mal. No. Es que a uno se le independizó la barriga. Se hizo patria nacional y no hay modo de que llegue a buen trato con la excelente comida mexicana. Esta es una simbiosis y mestizaje de la india (y dentro de la india, de diferentes culturas indias) la criolla, la mestiza , un toque desafortunado de europea y un rastro dictatorial de la francesa de cuando el pinche Maximiliano. También de la árabe, cuando la inmigración libanesa a este país que, en toro entre otros dejo los nombres de Chafick y Handam .

Los gringos han dejado poco, porque los gringos como los ingleses son los más mal comidos del mundo. Un país que pasa hambre hace necesitados, un país que come mal hace gente mala, el alma se hace desde la barriga. Un país que come emparedado de crema de cacahuete no debería tener a la existencia. Los EEUU son un país yonki y obeso. Su aportación a la cultura gastronómica fue el Macdonalds. El pinche macdonal, no mames.

Por eso digo. Cómo cojones van a salir toreros de esa chingadera de emparedados de cacahuete y pavo al horno seco y sin gracia en su día de fiesta Ni toreros ni escritores ni poetas ni artistas que no vengan del big busines. La gente que ha escrito bien en EEUU fue, una de dos , la excepción a la norma o fue que se vino a México o a Europa. No es racismo. Es humor descriptivo. Pero si serán malignos que, de un platillo milenario como el ‘taco’ hicieron el Tex/Mex que es pésima comida rápida de engorde. Les recuerdo que la UNESCO declaró a la gastronomía mexicana en 2010, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad , algo a lo que debe de aspirar el toreo en todas sus acepciones. El Patrimonio de una cosa sin la cosa , es una babosada enorme . Me explico. La comida es la excusa de la cosa. La cosa es la reunión de las gentes de pie o sentados, desde la hora de la botana, pasando por las comida , la conversación, los tratos, risas, celebraciones antes y después, por ejemplo, de una corrida de toros. Por tanto hagamos Patrimonio a la cosa y no a la excusa. Los patrimonios son las gentes y su cultura coman tacos al pastor o tamales.

Yo no me llevo bien con el picante y a pesar de tantos años viniendo por aquí no descifro bien la inmensa variedad de platos y ofertas de comida. Reconozco que en lo de la comida pues me vale madre. Poco y ya. Pero me apaño. El café de olla, que es ligero y tiene un sabor amariconado, lo admito mucho antes que ese meado de grillos que es el llamado café americano. Manda huevos que llamen café americano a eso. Lo del café, no lo disimulo, lo llevo mal. Aquí al café no le cogen el aire.

linea-punteada-firma1