Vídeo de la faena de Roca Rey al tercero I JOSÉ MIGUEL ARRUEGOlinea-punteada-firma1

JOSÉ MIGUEL ARRUEGO > Alicantelinea-pie-fotos-noticias

A Roca Rey le vale todo. O casi. Igual te somete al toro boyante, que acompaña al enclasado y se la juega con el peligroso. Es lo que tiene ver toro por todos los lados. En la tercera de Hogueras hubo de poner la raza de la que carecieron sus oponentes pero además de tirar de arrojo, lo hizo con talento, una virtud menos reconocible por quienes solo se fijan en el exterior pero que el peruano tiene para dar y regalar. Por eso salió en hombros, aunque eso implicara llevar la contraria a su lote y a un presidente de nulo criterio taurino. Talavante también cortó una oreja por una faena de agradable acabado al mejor toro de un precioso encierro de Cuvillo del que se esperaba más. Castella por su parte se quedó sin sumar por culpa de los aceros.

Roca Rey le hizo de todo al tercero, un toro medio con el que este torero marcó diferencias. Desde la larga cambiada de recibo al galleo por rogerinas para llevarlo al caballo y un quite posterior mezcla de chicuelinas, tafalleras y caleserinas. Cuando empezó faena en los medios con los pases cambiados por la espalda recogiendo al toro en vez de expulsarlo la plaza ya era un manicomio. Le faltó empuje y entrega al animal, pero el limeño solucionó el inconveniente arrimándose hasta apabullar al animal y poner de nuevo al público en pie. Por eso nadie entendió que después de tirar al animal patas arriba el presidente sólo le diera una oreja. La bronca se escuchó en Denia.

El sexto salió renqueante pero el presidente no lo devolvió hasta el tercio de banderillas. Más feo el sobrero, careció como toda la corrida, de mecha y fuelle. Roca Rey lo trató con mimo y delicadeza, sin violentarlo nunca, y dilatando con pulso y temple su acometida. Hubo naturales de trazo largo, llevando al toro medio metro más de donde daba su embestida. Todo con un aplomo y una facilidad aparente insultante. La oreja, después de pinchazo y estocada, al alcance de muy pocos, sobre todo porque la obtuvo sin ayuda de esos ‘efectos especiales’ que usan sus detractores para censurarle.

Dentro de su medida pujanza el quinto duró una miaja más. Talavante, que lo saludó con dos faroles de pie en el tercio, lo aprovechó en una faena de bello dibujo, iniciada con muletazos con la pierna flexionada, mirando al tendido que contó con series de figura encajada, no forzada, de trazo suave, sin quebrantar la condición del animal. Adobó las series con arrucinas, pases del desprecio… el pinchazo previo a la estocada redujo la petición a un solo trofeo.

Precioso de hechuras el que hizo segundo, que no terminó de pasar en el capote de Talavante ni de romper para delante en el último tercio. El extremeño lo trató con suavidad y delicadeza, intentando empujar para delante su embestida, pero la falta de raza del animal impidió que su labor cobrara altura.

El primero tuvo un pelo típico de Osborne y dentro de su nobleza le faltó celo, pues tendió a salir del muletazo desentendido. Inició Castella el trasteo genuflexo, con temple y reposo, y luego le cogió bien el sitio y la distancia a la embestida, llevando al toro tapado y cosido para que no se desentendiera del engaño. La espada le impidió sumar un trofeo. El cuarto tuvo el depósito de la raza al límite y a pesar de su nobleza transmitió poco al tendido. Castella inició de rodillas una faena larga, de trazo limpio que el público ovacionó a su conclusión.

Hierro de Núñez del Cuvillo – España Plaza de toros de Alicante. Cuarta de la Feria de Hogueras. Mas de tres cuartos de entrada. Toros de Núñez del Cuvillo, el 6º como sobrero, bien presentados, parejos de hechuras, nobles, medidos de raza. Mejor el 5º. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Sebastián Castella, palmas tras aviso y ovación tras aviso.
Alejandro Talavante, ovación y oreja.
Roca Rey, oreja con petición unánime de la segunda y dos vueltas al ruedo y oreja.