Castella en la primera de la feria de Moita I PEDRO BATALHAlinea-punteada-firma1

 

FRANCISCO MORGADO > Moita do Ribatejolinea-pie-fotos-noticias

Esta es la feria taurina de más importancia en Portugal, con cuatro espectáculos que empezaron este martes y se prolongan hasta viernes. El primero fue una corrida mixta, con el aliciente de estar anunciado Sebastián Castella con el novillero local Joaquim Ribeiro ‘Cuqui’ y los Rouxinoles, padre e hijo. Pegaron los toros lidiados a caballo uno de los grupos de forcados locales, los Amadores da Moita.

En el día de inicio de torneo de la Liga de Campeones en fútbol, con los dos equipos de Lisboa jugando sobre la hora de la corrida, faltaron muchas centenas de aficionados en los tendidos de esta aficionada plaza, que tuvo la oportunidad de ver una buena faena del francés, al quinto de la tarde. Sebastián Castella se abandonó, se olvidó del cuerpo, dejando fluir las tandas bailando con las muñecas con una facilidad pasmosa. Se emborrachó de toreo, lidió gustándose, dejando en lo ambiente las esencias de su exquisito perfume torero. A Castella le cuesta entrar en los tendidos, porque su toreo es tan natural, tan templado, que hace parar el tiempo, haciendo fácil lo que es difícil de conseguir. A su primero le abrió caminos, enseñándole a embestir, pero se rajó muy pronto y se esfumaron todas las posibilidades.

Joaquim Ribeiro ‘Cuqui’ es un novillero local, curtido por algunas batallas y a quien la suerte no ha tocado así tantas veces. Pero tiene sus principios, su tauromaquia y las faenas que construyó tuvieron ambas su valor, especialmente el que cerró el festejo, lidiando lo mejor de los cuatro de Caetano. Algunas tandas le salieron con mano baja, parándose de pies, arriesgando, porque una oportunidad como esta no permite otra disposición. Torero honrado y con su orgullo, continua persiguiendo los sueños de alcanzar el escalafón mayor y, como aquí demostró esta tarde, llegó el momento.

Luís Rouxinol abrió el festejo, lidiando un toro Palha, fuera del tipo de este hierro, que sirvió sin deslumbrar. Mejor en banderillas que en los hierros de castigo, el veterano jinete fue de menos a más en la lidia, que terminó en plan de éxito. Más afortunado con su oponente, un rematado ejemplar del hierro Oliveira Irmãos, que fue excelente colaborador, Luís Rouxinol Jr. rubricó una actuación exuberante, ligada y con excelentes hierros, haciendo gala de su irreverencia y de su juventud. Llegó a profesional hace semanas y está aprovechando la racha para dar toques de atención.

Una corrida entretenida y un grande momento de Castella, con los aficionados a salir  satisfechos de la plaza. Durante el festejo tomó su alternativa de banderillero, el practicante Francisco Marques, que paró al primer toro y banderilleó al primero de Castella.

Hierro de Paulo Caetano - Portugal Plaza de toros de Moita do Ribatejo. Primera de Feria. Media entrada. Un Toro de Palha y uno de Oliveira Irmãos para lidiar a caballo (1º y 4º). Destacó éste último. Cuatro toros de Paulo Caetano para la lidia a pie. Destacaron 5º y 6º. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Luis Rouxinol y Luis Rouxinol hijo, vuelta para los dos
Sebastián Castella, ovación y vuelta
Joaquim Ribeiro ‘Cuqui’, vuelta y vuelta
Los toros de a caballo fueran pegados por los Forcados de Moita con eficacia.

linea-punteada-firma1