celtas-cortos-editorial-exterior-511x600Celtas Cortos – Editorial del 8 de octubre I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

 

Suele el español afirmar que no se le entiende cuando, en realidad, la cosa es que no se explica bien. Sin duda alguna ese fue el defecto del anterior editorial (nos vemos en McDonald’s). Agradeciendo el apoyo a los que esta pieza les resultó constructiva y positiva, alentándonos a la publicación de los trabajos que van a (esperamos) desnudar de forma definitiva a organizaciones como PETA (animalismo anglosajón de intereses nada dudosos) y que revelarán asuntos que van a hacer pensar a mas de un indeciso, deseamos dejar claro, aclarar, el contenido expreso, pero bien expresado, sin duda, del anterior editorial de Mundotoro.

Hay quien cree que se trataba de un ataque a la Fundación del Toro. Lamentamos esta conclusión de tan extenso escrito. No solo no es un ataque. Y los primeros que lo saben son los miembros de una Fundación a la que hemos alentado, apoyado, animado y hasta urgido cuando no existía ni la idea de ser creada. Lo saben y sabemos que lo saben. Esta Fundación nace y se impulsa por los santos bemoles de gentes como Fernando Bautista, ganadero desconocido pero talentoso e implicado, y de los santos bemoles de gentes de la Unión de Criadores de Toros de Lidia, que preside Carlos Núñez. Otros ganaderos como Juan Pedro Domecq y, finalmente, algunos toreros a través de Juan Diego. Nos consta. Tanto es así que ellos saben que nos consta. Lo decimos alto y claro: la idea y el impulso sale de sus bemoles.

Pero, para quede más claro y explicado, basta con tirar de memoria o releer todo el apoyo que este medio ha vertido sin duda alguna hacia la creación de un lobby, una formación, una estructura de rápida acción e influencia para el beneficio colectivo de la tauromaquia. Este medio se ha decantado desde hace muchos años por denunciar lo que ha frenado al toreo y lo ha llevado a la situación actual. Los pliegos de condiciones abusivos. Las políticas de diputaciones y propietarias de plazas. El embargo económico del toreo. La defensa del ganadero al que le estaban y le están pagando el toro a precios de hambre. Las políticas de reparto medievales de plazas tótem como Sevilla que nos han llevado a la situación de frentismo actual entre quienes deberían ser hermanos de sangre.

Seguro que recuerdan. Pero sigamos. Defendimos la teoría de que el llamado ‘animalismo’ fomenta el gran negocio del siglo XXI: la mascota. Sobre el que urge abrir el gran debate ético y moral. De este asunto tratarán las nuevas aportaciones de este medio. Revelamos que Greenpeace, líder del ecologismo, concluyó en los años ochenta que la dehesa de bravo era un ecosistema de equilibrio ideal. Tratamos de crear una reflexión en la que no se equiparase antitaurino con animalismo y mucho menos con ecologismo. Y por fin, abundamos en la necesidad de usar con precisión el lenguaje: animalismo es lo contrario al humanismo. Ideas que han sido bien recibidas y usadas incluso por las asociaciones de caza y de pesca de este país, a quienes agradecemos su ánimo constante. Los ánimos morales siempre son necesarios.

editorial-6-10-15-511x280mc-donald´s

Recordado esto, lamentamos que el último editorial, al dar la bienvenida a la Fundación y al afirmar que no participaremos en ella, se haya leído como que estamos en contra. Afortunadamente, el castellano o español no define ‘bienvenida’ y ‘no participación’ como cosas que no sean exactamente esas. Hola, bienvenidos, somos externos a ella, no formamos parte de ella. Pero este medio sabe y los miembros de la Fundación saben que aquí, por coherencia y por decencia, vamos a seguir en la misma línea, la que creemos es acertada y más positiva para la tauromaquia. Y que este medio está abierto, como siempre lo ha estado, a sus necesidades. Y que esta línea impide participar dentro por una cuestión obvia: las bases de opinión y de actuación de este medio no se consensúan fuera. Dentro sí. Muchas veces coincidiremos con la líneas de actuación de las gentes que rigen el toreo. Otras veces no. Y, acertada o no, la línea editorial de este medio no es negociable.

Y es positivo, al igual que un alcohólico debe de reconocer su dolencia, reconocer la nuestra. Nuestra enfermedad o error o derrota parcial. Que hay un lobby que nos lleva veinte años de ventaja. El enemigo. Dos décadas de manipulación comunicativa que, vaya por Dios, coinciden con la escalada brutal del negocio de las mascotas, y de la supremacía económica y mediática de PETA (Personas por el Trato Ético de los Animales). Una batalla que no podemos ganar con efecto retroactivo, entre otras cosas porque hablamos de organizaciones con aportaciones económicas superiores a los 100 millones de euros, con inversiones en firmas como Hermés (piel de animal, inversiones de animalistas) o McDonald´s (con la argumentación de que se mate más éticamente a las vacas).

Por eso recordamos lo que se silencia; errores y heridas que se han suturado con el pus aún dentro. Razón principal por la que la Fundación sale tan tarde: que la gente estaba harta de poner dinero para nada. ¿Acaso no es cierto? Por eso recordamos All Sports Media, Plataforma para la Defensa de la Fiesta de Balañá (donde hubo aportaciones dinerarias de gentes de muy buena fe), el matrimonio entre la Plataforma del Toro y el PSOE que paseó días antes de la votación prohibicionista de Barcelona a un socialista catalán que les engañó como a pipiolos (nos llovió de todo esos días por opinar que se estaban haciendo las cosas al revés). Recordamos para que se abra la herida, se limpie, se cierre para siempre y para que no se cometan de nuevo esos errores. Por eso no podemos participar, porque debemos estar en este lado. Como lo hemos estado en todos los casos citados. Eso no significa ir en contra. No significa que no continuemos en esta línea editorial y de trabajos de investigación o de nuevas líneas de comunicación.

detalle-blanco-negro-511-fundacion-toro-de-lidia

Recordamos para insistir que nuestra idea de arte o cultura no es reiterar una y otra vez el nombre de Picasso, cuando del otro lado pueden nombrar a pintores antitaurinos. No se legista o se gestiona o se aprueba ayuda o ley pensado en lo que diría Picasso. Eso no es cierto. Eso es una falacia de incomunicación que desinteresa al político y a la sociedad. Insistimos en que el lobby antitaurino es una realidad. Nos guste o no. Es más, ese mismo lobby es el que ha convencido a la sociedad de que el lobby monstruoso somos los taurinos. ¿O no es cierto? Tanto es así, que ya se han instalado (los apegados a PETA, a PACMA, etc…) en los gobiernos locales y autonómicos. En nuestra epidermis social. Nosotros no tenemos lobby. Ellos sí, y han logrado que términos cuya definición lingüística es negativa: animalista, especista, supremacista, abolicionista… se hayan convertido en términos de una ética superior. Y ése ha sido un trabajo constante de comunicación de dos décadas.

Mundotoro cree en la necesidad de revertir esta usurpación ética y del lenguaje abriendo un debate social sobre el maltrato animal. El verdadero maltrato animal. El del lucrativo negocio. Proponemos y nos ponemos a trabajar en la recuperación social de este mensaje positivo y real: somos los responsables y defensores del bienestar animal frente al inmoral negocio que usa al animal como producto de consumo (lo demostraremos con leyes de consumo recién aprobadas en Cataluña y otras comunidades, donde un perro, por ejemplo, ha de tener dos años de garantía, como un lavaplatos). Proponemos revertir asuntos candentes como el de las subvenciones falsas, frente a las ciertas de miles de grupos animalistas subvencionados en las Comunidades Autónomas.

Recogeremos el más amplio espectro de la ideología mas pura, sincera, talentosa y favorable al ser humano y a los animales, como es la del humanismo. Y trataremos de abrir ese debate en la sociedad española, a la que consideramos manipulada y torticeramente puesta en contra de la tauromaquia, actividad que ha sido usada para comunicar la idea de maltrato animal, tortura animal, negocio con los animales, etc… Eso creemos. Y de eso trataba el anterior editorial, que suscribimos aquí letra por letra. De eso y sólo de eso, porque sabemos que nuestras ideas o argumentos no son y no serán compartidos del todo. Pero creemos en ellos y los vamos a desarrollar. Creemos honestamente en nuestro trabajo de años, quince ya. Quince. Que ponemos al servicio de la Fundación o de quienes sean bien intencionados con el toreo. Pero desde aquí. Desde este afuera del que somos responsables.

Porque, en el sentido mas humorístico del término, podemos no tener talento o no acertar del todo, podemos ser cortos. Pero para fumar, no nos la cogemos con papel de ídem. En época de estar sin tabaco, los celtas cortos también nos sirven.