Diego Urdiales. San Sebastián. 14.08.2011
Diego Urdiales corta una oreja a un toro de El Vellosino en la primera de la Semana Grande de San Sebastián.

ÍÑIGO CRESPO

San Sebastián (España).Diego Urdialesha cortado una oreja en el primer festejo de la Semana Grande de San Sebastián, un festejo en el que tanto el torero riojano como Iván Fandiño, que pechó con el peor lote de una corrida de Vellosino de baja nota por su mansedumbre, mostraron un concepto clásico en el toreo de muleta y un contundente manejo de la espada. Esa contundencia es la que le faltó a César Jiménez para cortar una oreja del segundo, con el que había firmado una buena labor.

Diego Urdiales, que nada había podido hacer con el deslucido toro que abrió plaza, sorteó en cuarto lugar un buen toro de Vellosino, que tuvo nobleza, bondad y movilidad. Con él construyó una faena de concepto clásico que tuvo temple y gusto sobre el derecho y hondura por el izquierdo, con una tanda excepcional de naturales. Remató su labor de una gran estocada y cortó una oreja.

César Jiménez sorteó en segundo lugar un toro manejable pero justo de fuerza al que entendió muy bien. Le dio su tiempo, lo administró y toreó con los vuelos sobre ambos pitones. Tuvo su labor parsimonia y despaciosidad, pero el fallo con la espada le privó de una oreja. El quinto fue un toro deslucido, de embestida discontinua, con el que Jiménez se mostró tesonero y tenaz. La labor, con todo, careció de brillo y no estuvo bien rematada con la espada.

Iván Fandiño sorteó en tercer lugar un toro manso y huidizo con el que solamente pudo mostrar firmeza y determinación. Mató de una gran estocada y saludó una ovación. El que cerró plaza fue un toro noble pero carente de raza y fuerza. Fandiño, que lidió el peor lote, lo muleteó con poder y ganándole siempre la acción. Trató de imponer su concepto en una faena bien resuelta que remató de una estocada arriba y un golpe de descabello. Fue ovacionado.

Plaza de toros de Illumbe. Primera de la Semana Grande. Un tercio de plaza. Toros de Vellosino, 1º deslucido; 2º, manejable y justo de raza; 3º, manso; 4º, bueno; 5º, deslucido, 6º, noble pero sin raza. Diego Urdiales, silencio y oreja; César Jiménez, silencio tras dos avisos y silencio e Iván Fandiño, ovación y ovación. Saludó tras parear al tercero Roberto Martín ‘Jarocho’ y El Víctor y Juan Carlos Tirado tras parear al cuarto.