icono-sumario ‘Hacer discurso de partido es una estupidez que insulta a la independencia de mi breve inteligencia. Pero no tolero la estafa en nombre de lo culto’

icono-sumario ‘Rufián, no lees a Lorca. No te importa Lorca. No respetas a Lorca. Te da igual su idea, su sensibilidad, su talento. Lo consideras anacrónico, cruel, partidario de asesinos. O, ¿es que para él no reza tu antitaurinismo?’

icono-sumario ‘Sólo os interesa de Lorca sus huesos, pero, ni siquiera para honrarlos, sino para reivindicar su cuneta con réditos partidistas falsarios, bellacos, estafadores, sinvergüenzas’

García-Lorca511Federico García Lorca I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

C. R. V.  > Madridlinea-pie-fotos-noticias

 

 

A los que nacimos en una aldea, lugar poblacional en donde una posguerra dura medio siglo, una gripe media hora de indiferencia obligada bajo la niebla más densa y dura y un muerto dura toda la vida, un Rufián es lo que dice la palabra en sí: Rufián, con mayúsculas. A los que saber leer nos liberó de destripar terrones, escuchar el discurso de un tipo hiperactuado en la mesura, con voz de atrezzo aprendida, mofletes de bien comido, tono en matasiete de un Donald Trump al revés, y mirada de ser superior a través dos estrechas rendijas chinas por ojos, nos provoca la alarma del fraude, de la estafa, la incultura, el desasosiego del emboscado y del que hace del engaño su negocio.

Gabriel Rufián (ERC), que escrito con falta ortográfica sería rufián, hace del discurso una estafa. Esa forma de ronear del charnego que nunca fue (su padre así sería vejado, él no) es estafa. Esa forma de ronear de andaluz que jamás fue (es hijo de jiennenses emigrados a Santa Coloma) es estafa. Esa forma de recordar el pasado de todos pero sin incluirnos a todos, es estafa. Esa versión tan suya de libertad e independencia es una estafa. Esa forma de hacer de mi mundo el suyo, de su moral La Moral, de la Historia su historia, es una grandísima, burda, inculta, agresiva y torticera estafa. Rufián es un estafador político en estado puro, entre otras cosas, porque este país y sus afluentes, es tan inculto y tiene en sus políticos tanto lastre de corruptelas dentro de sus lindes, que andan hipotecados y dejan libre de denuncia de estafa a Rufián.

Yo puedo entender su independentismo. Su antitaurinismo procaz y feroz (nos dice anacrónicos, insensibles, fuera de contexto social, inadaptados, crueles…) En los últimos años, ser independentista en Cataluña es un bisnes. Él es hijo de la política del mangazo, del tres per cent. Nada mejor para creer en el bisnes que ser ágil y listo e independentista. Asciendes a la velocidad de una burbuja de cava. Puedo entender su pésimo gusto vistiendo, entre luto por nadie y pijotrans con corte de pelo yo no he sido. Los disculpo. Es un simple. Esos modales despaciosos están más estudiados que los reyes godos. Yo no suelo meterme en los discursos de “lo político” pues no existen esos discursos sino el discurso “del partido”. Hacer discurso de partido es una estupidez que insulta a la independencia de mi breve inteligencia. Pero no tolero la estafa en nombre de lo culto. Ahí y ante esas, incluso al papa, al rey y a dios, le digo: rufián. Estafador.

¿Cómo es posible aludir a García Lorca en un juego de ideas sobre un tapete de muertos vivos, despreciando, al mismo tiempo, la poesía de García Lorca? ¿Cómo es posible tanda estafa al citar a Lorca para su usufructo, mientras nos roba los demás la pureza original de la idea, la moral, el arte y la sensibilidad del poeta? Este tipo sube a la Tribuna de un Parlamento de una nación a decir que vaya mierda de democracia la que permite que un torturador del año de la tos (Billy el Niño) ande por ahí, mientras que el cuerpo de Lorca está en una cuneta?

Rufián511Gabriel Rufián (ERC), durante su intervención en el Congreso del sábado | MUNDOTORO

Oye, Rufián, rufián. ¿De qué Lorca hablas? ¿A qué poeta aludes en busca de refrendo de tus ideas? Porque el que yo conozco, el Federico García Lorca que jamás has leído, que citas de copia y pega, fue el que dijo esto de algo llamado Tauromaquia y que tú consideras vil, cruel, anacrónico, apañado de asesinos:

‘El toreo es probablemente la riqueza poética y vital de España, increíblemente desaprovechada por los escritores y artistas, debido principalmente a una falsa educación pedagógica que nos han dado y que hemos sido los hombres de mi generación los primeros en rechazar. Creo que los toros es la fiesta más culta que hay en el mundo’-.

Rufián, no lees a Lorca. No te importa Lorca. No respetas a Lorca. Te da igual su idea, su sensibilidad, su talento. Lo consideras anacrónico, cruel, partidario de asesinos. O, ¿es que para él no reza tu antitaurinismo? Rufián, a ti y otros tantos, sólo os interesa de Lorca sus huesos, pero, ni siquiera para honrarlos, sino para reivindicar su cuneta con réditos partidistas falsarios, bellacos, estafadores, sinvergüenzas, canallas, bandidos, barateros, facinerosos, aprovechados, gariteros. Tu, Rufián y los que de Lorca no os importa más que la cuneta de sus huesos, desprecias la sensibilidad de Lorca y de Alberti, y de Miguel Hernández,… y de toda la izquierda sabia, sensible, talentosa, culta, que te mandaría a tomar por donde la espalda pierde su casto nombre, por hartero e inculto, por mediocre y osado. Lástima de país, tan inculto, tan hipotecado en los políticos por mor de su escasa limpieza de manos.

Campáis a vuestras anchas en el barro de la confrontación que habéis creado, en el barro de las cunetas que usáis, en el revanchismo de barriga. Porque en un Parlamento culto, con una política culta, mencionarías a Lorca y serías castigado a lavarte la lengua con lejía. Yo te entiendo, Rufián, eres bisnes. Tú, que arremetes contra una generación de políticos, para ronear de charnego, de tieso, de obrero, no mencionas que has tenido el privilegio de estudiar en una de las mejores universidades del Mundo, la Pompeu y Fabra, de fondos públicos transferidos desde esa política que vejas e insultas. Tu no eres el expulsado del cortijo, el que escarba en la remolacha, el que busca grelos o castañas en mi aldea. Eres un impostor.

Lee. Rufián. Te enseño gratis. Rufián. Quizá del latín rufiano, o derivado de rufus, que significa pelirrojo, rubio, por alusión a la costumbre de las meretrices (putas si no alcanzas a comprender) de adornarse con pelucas rubias. Habla de tu bisnes, ronea de tu charneguismo, reescribe la moral y trocea la historia, engaña, haz farsa, gana votos… pero ten la decencia de respetar la poesía de los poetas, sus sentimientos, sus talentos por lo que también fueron perseguidos y muertos. Y para que no haya excusas, ahí te lo dejo. Rufián.

‘El toreig és probablement la riquesa poètica i vital d’Espanya, increïblement desaprofitada pels escriptors i artistes, degut principalment a una falsa educació pedagògica que ens han donat i que hem estat els homes de la meva generació els primers a rebutjar. Crec que els toros és la festa més culta que hi ha al món’.

De Lorca, sólo te interesan sus huesos. De Lorca, només te importen els seus ossos.