Diego Ventura triunfó con pares como este, sin cabezada I PEDRO BATALHAlinea-punteada-firma1

FRANCISCO MORGADO > Vila Franca de Xira (Portugal)linea-pie-fotos-noticias

Un grupo de entrañables amigos del ganadero José Pereira Palha, fallecido hace un par de meses, organizó un festival en su honor, con los beneficios económicos para la Asociación Salvador, una obra destinada a discapacitados motores.

Tarde de otoño, con algo de viento y seis rejoneadores para lidiar un lote de toros de Casa Prudencio que dieron buen juego, siendo fundamentales para el éxito artístico del festejo.

João Moura, el rejoneador más antiguo en activo, abrió la corrida, lanceando en los rejones de castigo y clavando con éxito en banderillas. Al colocar algunas rosas, no fue tan afortunado.

António Ribeiro Telles, que se consagró como uno de los triunfadores de la temporada, lidió a gusto el segundo, alcanzando en banderillas momentos de gran brillantez. Dio una consagrada vuelta al ruedo.

Diego Ventura protagonizó una lidia que sería de dos orejas y rabo, si la hubiera hecho en España. Una lección de cátedra, desde el momento de recibir, doblándose con la grupa en los medios para pararlo con elegancia y poderío, hasta el par a dos manos con el caballo sin riendas. Entre estos dos momentos que fueran zenit, hubo ladeares por tablas y banderillas cortas de frente, dejándoselo llegar hasta el estribo para clavarlas. Un noble y bravo toro, agradecido por una lidia que fue cumbre en esta tarde de recuerdos y este fue el mejor hecho en memoria de su recordado amigo José Palha.

Filipe Gonçalves abrió la segunda mitad del festejo y hubo que sudar para poner su enemigo en suerte, porque le faltaba algo de fijeza. El jinete no desistió y entrando al pitón contrario, algunas veces pasando las marcas, logró clavar banderillas que se aplaudieran.

Duarte Pinto, con una línea clásica de toreo, desarrolló las suertes con eficacia y contentó a los aficionados. Buscó y obtuvo terrenos de verdad y aplausos fuertes de los tendidos.

Francisco Palha, sobrino del homenajeado, cerró este festival, haciendo un emotivo brindis a su tía y primos, que bajaran al ruedo entre una cerrada ovación. Una lidia de casta, de querer, hecha con el corazón y con los nervios a flor de piel. Unas cuantas banderillas a tocar lo casi imposible, con la plaza arropando lo jinete, que dio al final una emotiva vuelta al ruedo.

Los Forcados de Santarém y Vila Franca, ejecutaron las suertes de pegar los toros con maestría y brillantez. Una tarde sin sobresaltos para estos experimentados hombres que son una marca indeleble de la corrida a la portuguesa.

Hierro de Casa Prudencio - Portugal Plaza de toros de Vila Franca de Xira. Corrida de rejones homenaje a José Pereira Palha. Seis toros de Casa Prudencio (origen Urquijo), bien presentados, con nobleza y que dieron juego, menos el sexto, que manseó. Un tercero bravo, que por su calidad y seriedad fue aplaudido al volver a los chiqueros. El ganadero dio vuelta al ruedo con Ventura. logo-mundotoro-fichas-crónicas
João Moura, Vuelta.
António Telles, Vuelta.
Diego Ventura, Dos Vueltas.
Filipe Gonçalves, Vuelta.
Duarte Pinto, Vuelta.
Francisco Palha, Vuelta.