Plaza de toros de Las Ventas I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

JOSÉ MIGUEL ARRUEGO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

La Historia dirá que este 9 de junio Diego Ventura cortó un rabo en Las Ventas, pero más allá de este histórico premio está la gran tarde de toreo a caballo que se marcó el genio de La Puebla. Nazarí, Fino, Lío y Dólar sobre todo fueron los artífices de un día grande para el rejoneo y para la Tauromaquia. Una fecha además que ratifica a este torero como el más laureado en este coso en el que Andy Cartagena y la ganadería de Los Espartales también reclamaron su cuota de protagonismo.

Ventura hizo historia en el cuarto, de nombre ‘Biemplantao’ al que cortó el rabo (el primero en esta plaza desde 1972 y el primero también que obtiene un rejoneador en esta plaza) después de una lidia colosal. Ya lo paró con la garrocha de forma soberbia a lomos de Lambrusco, y luego con Fino se superó en un tercio de banderillas antológico. Hubo verdad y mucha pureza en los cites y batidas en un palmo de terreno. También con Bronce mantuvo en todo ascendente una faena grandiosa coronada con un par a dos manos sin cabezada sobre Dólar. Otro rejonazo fulminante justificó la petición y concesión del doble trofeo. No podía ser de otra manera.

Ventura formó un lío de los gordos en el buen segundo, con el que emergió sobremanera el concurso de Nazarí. Estuvo cumbre el castaño lusitano en el tercio de banderillas por cómo llevó cosida la embestida del ‘murube’ de Los Espartales en un toreo de costado de categoría. Hubo temple y expresión y pureza en las batidas al pitón contrario, muy reunidas. Con Importante cerró su obra con piruetas en la cara antes de un rejonazo fulminante a lomos de Remate que puso el doble trofeo en sus manos.

La del sexto fue, seguramente la lidia más redonda del espectáculo. Desde el rejón a portagayola con Guadalquivir a otro tercio de banderillas enorme con Nazarí primero (otra vez volvió a poner en pie a la gente galopando de costado, incluso cambiando la grupa) y luego con Lío, con el que provocó un estruendo en el tendido después de una batida de reunión inverosímil. Después de las cortas al violín con Remate, pinchó antes de agarrar un rejonazo trasero que no fue suficiente. Mejor, porque Ventura echó pie a tierra y se permitió el lujo de pegar un trincherazo, varios muletazos ayudados y un molinete antes del descabello definitivo que cerró una tarde inolvidable.

La historia también dirá que Cartagena consiguió su décima Puerta Grande en esta plaza tras cortar una oreja del manejable quinto con el redondeó una tarde muy responsable. De su versátil tercio de banderillas sobresalió su caballo Cupido, que recordó a Pericalvo por sus balanceos previos al embroque. Un par a dos manos con Pintas rubricó su seria actuación.

El primero de la suelta tuvo nobleza pero ya de salida apuntó su mansedumbre barbeando tablas y luego careció de celo. Andy le dio fiesta en una lidia alegre y vistosa, profusa en ejercicios de doma, en la que destacó el appaloosa Picasso y el albino Bandera en un espectacular tercio de banderillas. Tras pinchazo y rejonazo paseó la primera oreja de la tarde.

El tercero además de mansear de salida resultó más parado. Hubo de poner mucho Andy Cartagena en una lidia de mucho tesón. Brillante Luminoso, con sus elevadas como prólogo de sus pares al violín. Se demandó la oreja de modo minoritario y saludó desde el tercio.

Hierro de Los Espartales - España Plaza de toros de Las Ventas. Último festejo de rejones de San Isidro. Mano a mano. Lleno. Toros de Los Espartales, de distinto comportamiento. Manseó más el lote de Cartagena, cuyo último toro le dio más opciones, mientras que los tres de Ventura dieron un gran juego. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Andy Cartagena, oreja, ovación y oreja;
Diego Ventura
, dos orejas, dos orejas y rabo y oreja.