icono-sumario ‘La empresa nos compró una corrida de toros para San Isidro y una novillada que, según nos dijeron, posiblemente se lidie en abril’

icono-sumario ‘Hay diez toros reseñados, tres cinqueños y varios de esos salpicados y burracos tan clásicos nuestros en Madrid’

icono-sumario ‘El aficionado estaba deseando volver a ver nuestros toros en Madrid y hemos elegido la corrida con todo el mimo del mundo’

Un toro de Dolores Aguirre, en Dehesa Frías I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

ISMAEL DEL PRADO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

 

 

Siete años de estoica espera. De peregrinaje por el desierto en busca del maná venteño. Como si del mismo cuadro barroco de Tiepolo se tratara. Casi toca tirar de Hemeroteca para rescatar ese recuerdo del paraíso de la memoria. Pero, este 2017, Dolores Aguirre volverá a Madrid. Y de qué manera. Por partida doble. La ganadería sevillana, una de las predilectas de la afición madrileña, lidiará ‘una corrida de toros el próximo San Isidro y una novillada, posiblemente, antes de dicho abono, en abril’.

‘Esta ganadería tiene una camada corta y nos piden el toro fuerte, serio, por lo que en los últimos años no teníamos animales para tantos sitios, así que preferimos seguir yendo a Pamplona y a Francia, que siempre han apostado por nuestro hierro, pero este año nos hacía mucha ilusión volver a Madrid y, aunque nos llamaron también de Bilbao, decidimos regresar a Las Ventas, vinieron hace unas semanas los veedores de Simón Casas y les gustaron ambas, así que compraron tanto la corrida de toros como la novillada’, confirma Fernando Pizarro, mayoral de Dolores Aguirre.

Por ello, en Dehesa Frías, aguardan ya ‘una decena de toros, tres de ellos cinqueños, muy en el tipo de la casa y, sobre todo, del gusto de la afición de Madrid: hay varios de esos salpicados y burracos tan clásicos nuestros en Madrid, algún chorreado en verdugo y el resto de pelaje negro’, enumera de una corrida en la que han puesto ‘todo el mimo del mundo por lo que supone para este hierro volver a Madrid, más si cabe, en San Isidro’.

Y es que desde que un 9 de mayo de 2010 Rafaelillo rozara la Puerta Grande -vuelta al ruedo y oreja- los toros que pastan en Constantina no han regresado al albero madrileño: ‘El público estaba deseando volver a vernos en Las Ventas y para nosotros es una gran alegría desembarcar otra vez en la primera plaza del mundo’. ‘La gente me paraba y me preguntaba todos los años si este mayo tocaba… En verano, hubo varios toques de atención muy cerca de la capital, en Almorox y El Álamo, además de la corrida de Vic en Francia, que tuvo tanta repercusión y la nueva empresa ha querido confiar en nosotros’, detalla Pizarro.

 Seriedad y vistosa lámina en las vacas de Dolores Aguirre | MUNDOTORO

Sobre la novillada, prosigue el mayoral de la añorada ganadera vasca, ‘cuando la compraron nos dijeron que la idea era que se lidiara antes del abono, a lo largo de abril, mes habitual de novilladas en Las Ventas, aunque cabía la posibilidad de que se terminara dejando para después de la isidrada’, explica.

No serán los únicos utreros que lidiará este año Dolores Aguirre. Hay margen para dos encierros más y ambos ya tienen destino. ‘Iremos al sur de Francia, a Boujan Sur Libron, y repetiremos en Pedrajas de San Esteban (Valladolid) después del buen juego que ofreció en 2016’, comentó añadiendo que en el caso de la localidad gala también enviarán ‘cuatro erales para la sin caballos matinal del mismo día, el 2 de julio’.

Justo un mes antes, el 2 de junio, saltará al ruedo de Vic-Fezensac ‘la otra corrida de toros de plaza de primera que hay rematada para este año’. ‘En este cercado, está apartado un toro melocotón’, pelaje ‘más inusual’ en la vacada de la divisa azul y amarilla, ‘que, en principio, iba a ir a Madrid pero estaba algo más justo y lo hemos dejado para Vic’, explica. ‘Para después de San Isidro estamos negociando varias cosas más, pero están todavía pendientes de cerrarse en función de cómo quede la camada’, concluye el mayoral de Dolores Aguirre.