icono-sumario A esta democracia se le olvidó lo que es ser demócrata: no olvidar jamas que todo eso no estaba

icono-sumario La incultura de las gentes es la base natural de los totalitarismos

icono-sumario Elige tu lector, que es piratería y que es demagogia y que es mal trato. Elige libremente

erase-una-vez-511x200‘El arte de olvidar’ I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

C.R.V. > Madridlinea-pie-fotos-noticias

 

 

Todo parte de un olvido. Nos olvidamos de que antes no estaba. Fijaros que, ese olvido cubre a tanto, porque tanto era lo que no estaba. La democracia, la igualdad entre los seres humanos, el arte, el talento,la justicia, las leyes, el humanismo, la educación para todos, la sanidad para todos… no son hechos naturales que se encontraban en lecho de un río o en el envés de una hoja del bosque más escondido. Y que descubrimos al pasar por allí. No. No estaban. El ser humano tuvo la necesidad de que todo eso existiera. Esa necesidad es lo que nos diferenció de otras especies de animales: la necesidad del bien hacia el otro ser humano, la idea de amigo y hermano, de sano, de enfermo, de cultura, de educación, de libertades, de derechos. A esta democracia nuestra se le olvidó lo que es ser demócrata: no olvidar jamás que todo eso no estaba. Que lo consiguió el trabajo humano del ser humano, trabajo caro en coste de vidas y de tiempo que se olvidó que antes no estaban.

Pensad. Las teocracias, las dictaduras, los estados basados en oligarquías, todo gobierno autoritario, dejaba al hombre nacido y muerto en el mismo lugar natural de su paso por la tierra. Iletrado, inculto, al albur de su naturaleza si enfermaba, sin saber leer o escribir. A un estado de poder totalitario le conviene el estado natural de lo que está y no es por azar que la educacion  como derecho publico de todos o la sanidad, se hayan desarrollado con la democracia, y la libertad de pensar distinto, y de la de crear. La incultura de las gentes es la base natural de los totalitarismos. Los partidos políticos creen que la llamada Transición fue suficiente para el desarrollo de una democracia. Se olvidaron de lo que no estaba: un pueblo con educación, un pueblo sano, un pueblo culto. Por ello esta democracia, per se y de forma racional y contrastable filosófica, social y políticamente, es otra ‘cracia’. La deformación activa de la democracia que derivó en la ‘partitocracia‘.

Si escribo que este pueblo es inculto, me duelen todos los huesos al afirmarlo. Pero esta es una cuestión que hablamos, silentes y rumiando frustración quienes creemos que la educación, la cultura y los derivados creativos de cada ser humano, son la base de la mejor de las convivencias. Esta democracia que nos desarrollan los partidos pretendieron aceitar la forma natural vieja y obsoleta, egoísta, inhumana y detenida que consiste el el control de la educación. Controlarla. En un idioma, al lado de una religión, al pie de página de una ideología o de una autonomía. Esta democracia de partidos o partitocracia, al tiempo que desaparecieron los buenos y hondos políticos que estaban en el origen, ha gestionado el olvido. Los derechos que nos hicieron iguales. Los que nos hicieron cultos para ser libres y decidir.

Pensad. ¿Acaso el pueblo no sabía de la corrupción del tres por ciento o la de Bárcenas o la de los ERE en Andalucía? ¿Acaso no sabemos que FIFA y UEFA y fútbol son una conglomerado de poder corrupto?. Se sabía. Lo sabía incluso la llamada ‘libertad de prensa’. Pero la incultura crea tribus, grupos afines, rocas a defender, y optamos por mirar a otra parte hasta que ya no hallamos otra parte adonde volver la vista sin encontrar que se nos había olvidado. Pensad. Fabrico mi DVD en un país de bajo coste laboral y salvo la fiscalidad del país mercado en dónde voy a venderlo. Pero no solo no soy pirata sino que le pido a esos países que son mi mercado, que ataquen a la piratería. ¿Qué es mas pirata, una camiseta Real Madrid o Barcelona que pueda poner Made in Asia o donde fuera que sea, o unas Adidas que quizá han sido fabricadas por manos adolescentes, o los que hacen clones de ellas para venderlas?

Pensad. Elimino la Tauromaquia en el nombre  del buen trato animal fomentando el apego y el sentimiento hacia los animales, animando emocionalmente a un mercado de mascotas y… me autocensuro al no denunciar un maltrato de millones y millones de animales a los que se castra, se les eliminan instintos propios de la especie, se les provocan otras enfermedades, otras necesidades, se controla su natalidad,… para lograr crear el negocio internacional más lucrativo de los últimos 30 años en el Mundo. ¿Es demagogia decir que en las  arenas de las playas de Lesbos mueren niños a diario mientras decimos que no tenemos recursos para acogerlos?. Y sin embargo, esta país de cirio, de hoz y de martillo, gastó el año pasado 35 millones de euros en arena de playa. Para que los gatos mascotas hicieran caca en las casas donde no hay euros para acoger a niños. Elige tu lector, que es piratería y que es demagogia y que es mal trato. Elige libremente.

Se nos olvidó. Sólo un país que se olvidó de su cultura y de su educación es un país manipulable, de sensibilidad frustrada y trocada en sensiblería. Un país que se olvida de que cada individuo tiene derecho a su propia grandeza, que es portador de una posibilidad remota de creatividad, de aportar  felicidad a su inteligencia y a la de sus iguales, es un país manipulable que cambia convivencia por connivencia. Este país es inculto con todas sus consecuencias en libertad de prensa, en educación, en inteligencia, en capacidad de rebeldía, en creatividad. Somos el país de las ocurrencias que, sin embargo, decimos arte.

Pensad si no es obsceno escuchar de los líderes de partidos de largo trazo acusar de populismo a los nuevos partidos. Nadie les provoca un mínimo rubor ante esta afirmación. El Populismo, por definición,  solo es posible en un país inculto. El que ustedes han creado. El que hizo cola en las preferentes, a veces con el ansia de ganar más, que no todos fueron jubilados engañados. La historia no nos convence porque la olvidamos y sin embargo eso dice: un pueblo inculto es incapaz de culpar a los culpables de su incultura. Somos gentes de brazos cruzados que hemos congelado al individuo que escribe, al que piensa, que medita, que invoca, analiza, al individuo que crea. Al individuo que torea. Y eso es el fin del humanismo, el sectarismo por razón de sensibilidad es la barbarie de Estado mas silenciada de estos tiempos.

Tanto es así que las últimas décadas se nos posicionó en el ADN la idea falsaria de que el arte o es clásico o no lo es. Por la sencilla razón de que la idea de lo clásico es propiedad del clásico más clásico: el poder. En el arte, sólo saldrá hacia el éxito aquello que interese a quien manda en esta cultura de Estado, administrativa y que niega al individuo. Abomino de lo clásico que no existe y abrazo la creatividad individual que consiste en que la obra de arte  que yo estoy contemplando, la estoy viendo hacer. La novela que estoy leyendo, al mismo tiempo que leo, contemplo como el autor hace y crea la frase. Al ver un cuadro, asisto al proceso de la creación del individuo que lo pintó. Veo el proceso de hacer el arte del toreo al mismo tiempo que miro a un individuo humano tratar con arte la embestida de un toro.

Ese arte jamas será clásico sino interminable y en evolución, porque lo que se percibe en proceso de creación no esta terminado. Una novela termina con el ultimo lector de la misma forma que un natural finaliza con el ultimo recuerdo de un ser  humano individual. Han adaptado lo clásico a su idea inculta y global y administrativa de cultura y lo hemos permitido  Se nos olvido que el arte tampoco estaba. Me frustra saber que al ser humano individual se le está negando su esencia: ser posible portador de un talento o de una diferencia de sentir o de idear o de concebir el mundo o la vida. De la posibilidad de torear.Y eso es negar el arte.

Todo parte de un olvido. Lo que nos sucede hoy nace un en olvido político y una incultura social. Y si la memoria ya no sirve para cerrar esa abundante herida de hemorragia grotesca, acudamos al recuerdo. Está en los seres humanos. En su animalismo evolucionado, en su humanismo nacido para ser el mas inteligente y sensible animal del planeta que ocupamos. Hagamos política con seres humanos cultos para los seres humanos. Hagamos políticos a los hombres y mujeres con recuerdos de lo que no estaba. Y saldremos adelante de este caos, conde cada verdad es tan de uno que esconde el olvido de mil mentiras.