Artículo de Javier Vila I VIX.COMlinea-punteada-firma1

JAVIER VILA > Barcelonalinea-pie-fotos-noticias

Se van todos. En una sola semana lo ha anunciado el ex President Mas, el ex conseller Mundó, la ex presidenta de la Asociación de Municipios por la Independencia y Carme Forcadell que dice que ya no quiere seguir aprobando leyes ilegales como Presidenta de la Mesa del Parlament. Los que quedan lanzan el mensaje que eso de la Independencia era, en realidad, una broma. Como Forns que mandó a los mossos a no seguir las órdenes de un juez, o los Jordis que se subieron a un coche de la Guardia Civil y lo pintaron del color preferido de mi hija Blanca, el lila. Todos dicen ahora, que, en realidad, eran unos bromistas.

Pero la paradoja es que el primero que se fue, dice que en realidad no se ha ido. Me recuerda un vídeo que me enviaron el otro día por la misma aplicación con la que él pretende gobernar la comunidad autónoma con mayor presupuesto (y deuda) de España (sí, España, que ya hemos quedado que estaban de broma), vídeo en el que se veía como hay espermatozoides que siguen dando la vara 24 horas después de haber salido a pescar. Y es que si Puigdemont fuese un espermatozoide, su clonación aseguraría el futuro de nuestra especie.

Pero lo peor no es que Puigdemont siga empeñado en que se fue sin irse, aunque esté haciendo tanto daño con ese empecinamiento de intentar que los catalanes tengamos que vivir en su realidad virtual. Lo peor, porque no sé si tiene arreglo, es el hecho de que la mitad de la población catalana siga cabreada con la otra mitad. En mi whatsapp he podido leer en las últimas semanas frases como ‘jamás os lo perdonaremos’, ‘ni olvidamos ni perdonamos’, ‘iros a España si tanto odiáis Cataluña’. Y cuando respondes diciendo que estamos en todo este lío porque unos pocos decidieron hacer una broma te dicen que no entiendes nada. Y piensas que en eso estamos de acuerdo. En que no entiendo nada.

Como tampoco entiendo a gente como Rovira, esta vez no la política sino el actor que tanto me hizo reír con su primera peli (no tanto con la segunda la verdad). Y es que le veo pasearse por los platós de televisión, como ayer en El Hormiguero, como si fuese el Félix Rodríguez de la Fuente de los perros y quería decirle que no tiene que irse tan lejos para defender el maltrato animal. Que se dé una vuelta por su barrio, o por el barrio de sus amigos no tan ricos como él. O por el mío. Allí verá lo que es el maltrato diario y continuado que le hace mi vecina al perro, dejándolo encerrado en una fabulosa terraza con vistas al mar, pero de 6 metros cuadrados, ladrando sin parar. Y eso de lunes a viernes. Así que en lugar de pasearse por lo platós que vaya a ver a todas esas vecinas que hacen lo mismo que la mía. Que hay miles.

Sr Rovira, maltrato es castrar un gato, porque va en contra de su naturaleza, o poner un collar a un perro porque no le dejas libre ni cuando el pobre, después de llevar todo el día encerrado, sale a cagar al árbol más cercano. Maltrato es dejar tener animales a gente de bien, pero sin los recursos necesarios para tenerlos. Yo mismo no los tengo, vivo en un piso como el de mi vecina, y, a pesar de que mis hijas me lo pidan todos los días, he renunciado a tener un labrador, por muy mono que me parezca y por mucho que lo cuidara. Y he renunciado porque no quiero que se me caiga la cara de vergüenza cada vez que lo vea tirado en un piso de menos de 100 metros cuadrados, 30 útiles para él.

linea-punteada-firma1