Video del triunfo de Román en Valencia I ENRIQUE TORRALBAlinea-punteada-firma1

ENRIQUE TORRALBA > Valencialinea-pie-fotos-noticias

Un duelo apasionante. Cumbre de Paco Ureña, que firmó en su mejor versión al natural un faenón a un Algarra de vuelta, y entrega de Román. Tres orejas el de Lorca y dos el valenciano, que bien pudieron ser más porque el palco no quiso conceder de manera incomprensible la oreja a Ureña en el tercero. Monumental enfado del torero y del público. Con razón. Más allá de eso, una gran tarde de toros, de emoción y de pasión. Un duelo inolvidable en una buena corrida de Luis Algarra. Por eso el mayoral dio la vuelta al ruedo con Román en el sexto.

 

El segundo, burraco de capa, blandeó en la salida pero tuvo buen son. Y así acometió en la muleta de Román, que firmó una faena de mucha exposición y mérito por ambas manos dándole tiempos y espacios a su oponente. Lo más rotundo llegó en una serie de naturales con gran profundidad. E incluso sufrió una fuerte voltereta, sin consecuencias aparentes. Finalizó por ajustadas manoletinas. Y tras una buena estocada, paseó una oreja de ley tras pedírsele tambien el segundo trofeo.

No quería dejarse ganar la pelea Román y se fue a portagayola en el sexto. El Algarra le pasó por encima y tuvo que echar cuerpo a tierra. Siguió mostrando su afán de triunfo con dos faroles y después se mostró muy entregado con un toro exigente. Valiente, firme y muy decidido, el valenciano lo dio todo. Dejó una estocada al segundo intento de la que salió volteado con un milagroso quite de Raúl Martí. Oreja de ley y merecida Puerta Grande junto a Ureña.

El cuarto fue aplaudido de salida por su imponente preencia, un toro noble pero que luego llegó muy aplomado a la muleta. Muy variado de capa Román, a la verónica y por chicuelinas. Se desmonteraron en banderillas Raúl Martí y El Sirio en una importante actuación, de premio. Muy firme Román ante un toro muy agarrado al piso, se metió pronto en las cercanías y se dio un serio arrimón entre los pitones. Dejó una estocada caída y eso mermó la petición de oreja. Todo quedó en aplausos.