icono-sumario El torero azteca todavía mantendrá la colostomía el próximo mes y medio

Antonio Romero, en su actuación al toro de Piedras Negras que le corneó I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

El matador de toros mexicano Antonio Romero recibió el alta hospitalaria más de una semana después de la gravísima cornada que sufrió en la región perineo rectal en la Plaza México y seguirá ahora en su domicilio con un tratamiento y una rehabilitación de estimulación hasta poder emplear de nuevo dicho esfínter por sí solo en aproximadamente seis u ocho semanas, momento en el que se le retirará la colostomía.

Con respecto a su estado de salud el matador, que ofreció una rueda de prensa a la salida de la clínica, comentó que su ‘mayor deseo es volver a vestir de nuevo el traje de luces’. ‘Me encuentro muy contento con Dios por darme la oportunidad de seguir con mi vida, porque como dice Juan José Padilla, el sufrimiento es parte de la gloria, y ahora hay que esperar’, comentó.

‘Me encuentro con los dolores normales de una cornada, estoy con un tratamiento muy estricto de muchos cuidados e higiene absoluta para evitar cualquier tipo de infección’, comentó a su salida, rodeado del equipo médico que lo atendió tras la grave cornada, comandado por Rafael Vázquez Bayod, jefe de los servicios médicos de la Plaza México; el cirujano Juan Carlos Sánchez Robles, así como Ana Sofía Peña, Mónica Jiménez Sequiros y Marco Antonio Carreño.

En este sentido, el doctor Rafael Vázquez Bayod subrayó que es ‘decisivo el manejo prehospitario y quirúrgico para este tipo de lesiones’. Además, el galeno explicó la laparoscopía y la realización de la colostomía asistida, asistida por el cirujano de colon y recto, Juan Carlos Sánchez Robles.

Este explicó que ‘Antonio, por su juventud y estado físico, ha tenido una recuperación rápida y sin infección, bajo una vigilancia estricta’, ahora las próximas semanas serán ‘fundamentales’ para marcar los plazos en su recuperación.