Maxime Solera I FACEBOOK MAXIME SOLERAlinea-punteada-firma1

MARÍA BEJARANO> Madridlinea-pie-fotos-noticias

Una lesión de rodilla truncó el principio de temporada del novillero francés Maxime Solera, que ha permanecido este año en el dique seco esperando comenzar su segunda campaña como novillero con picadores. Dejando atrás una intensa rehabilitación el espada galo ya está listo para hacer el paseíllo  por partida doble en Boujan-sur-Libron los próximos 30 de junio y 1 de julio con más fuerza e ilusión que nunca.

‘El invierno de esta temporada ha sido un poco complicado. He tenido una lesión, una fractura de la meseta tibial de la pierna izquierda. He estado parado casi tres meses sin poder hacer nada, desde febrero hasta mayo. Perdí dos novilladas una en abril en Vergèze y otra en mayo en Aire sur l’Adour. Ahora haré mi primer paseíllo de 2018 en Boujan-sur-Libron’.

El diestro francés espera rodarse unos festejos más con la ilusión de poder hacer su presentación este año en Las Ventas: ‘Ahora tengo cerradas fechas importantes y vuelvo a los sitios del año pasado. Tengo dos novilladas en Boujan-sur-Libron, una en Céret, Beaucaire, Istres, Roquefort y Carcassonne. Y espero poder entrar en ferias importantes que estamos cerrando en España con ganaderías que me gustan. El objetivo es entrar en Madrid. Es mi sueño’.

El espada, hace balance con Mundotoro sobre su primera temporada como novillero con picadores: ‘La temporada pasada para mí era muy especial porque era mi primer año completo con caballos y estaba anunciado en sitios importantes, con ganaderías importantes: en Boujan con una de Dolores Aguirre, en Céret con Raso de Portillo, en Carcassonne con Miura, en Andorra con Hoyo de La Gitana, en Mejorada del campo con Monteviejo…’

‘Y conseguí ser triunfador en Mejorada del Campo y en Andorra, y el premio al mejor novillero del sureste de Francia. Para un primer año, estuvo bien’.

Solera tiene las cosas claras. En cuanto a concepto y en cuanto a mentalidad. De hecho, se define como: ‘Un novillero diferente. Vivo en España pero soy Francés. Quiero tener la mentalidad francesa, y también un poco la española, en la lidia. Quiero lucir al toro, el tercio de varas para mi es muy importante, siempre dar el valor al toro y eso es en lo que creo que me diferencio, porque es otra mentalidad y otro tipo de lidia, otras ganaderías y otras plazas’.