Imagen del Partido Liberacionista de La Vida de Brian I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

C.R.V. > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Con sentido del humor y sin que nadie se enfade sin razón (con ella puede hacerlo) llamamos Partido Liberacionista (La Vida de Brian) al proceder de lo taurino frente al proceder del mascotismo y animalismo. Este último activa sobre la marcha, está todos los días en todas partes, tiene la estrategia macro y la micro. Nuestro Partido Liberacionista es asamblerario, necesita de referéndums para hacer otros referéndums y suele sentirse pleno al reunirse la vez 132.656.875.432, 7 con la noble y práctica decisión de poner fecha a una nueva reunión. Así ha ocurrido, más que menos, en el asunto del señor Rector de la Universidad de Salamanca y su prohibición facha y déspota de una Cátedra de Tauromaquia.

Sucedió que una reacción local fue absorvida y/o matizada y/o aplazada y/o pospuesta y/o depuse de otros tantos ys y os. Unos mantienen que hay una lucha en secreto organizada, otros que si no hay una manifestación multitudinaria de nada sirve hacer nada, otros por el contrario y, a la vez, coincidiendo, no saben que manifestación ha de ser si es que ha de ser o cómo quien la encabeza, a la par que los que encabezan son los trabajadores en secreto por la Tauromaquia. Y, todos ellos, avalados por ser expertos en concreción del mensaje, su comunicación y su movilización.

Los primeros grandes en todo, fueron los griegos, creadores del secreto comunicativo, que consiste desde el clasicismo de Atenas en que el concepto comunicativo del secreto es directamente proporcional al deseo comunicativo de no solo no ser secreto, sino muy público. Los clásicos, ante el deseo de mensaje colectivo y de buen calado, decían un secreto al oído de algunos, a sabiendas de que el efecto multiplicador iba a ser un eficaz golpe de comunicación. Si quienes sostienen que trabajan en secreto lo hacen así, no se ven resultados, pero paciencia. Si no es así, recomendamos las básicas teorías aceptadas sobre comunicación: todo lo desconocido no existe. Más ante el año 2107.

Quienes manifiestan su ideal irónico por la macro manifestación y el poder de los grandes números al mismo tiempo, hablan de oídas y se les paró el reloj en una fecha aproximada de los años 40, del pasado siglo XX. La manifestación como tal, es una actividad reivindicativa en lo social, económico y político, próximo a la consecución de los grandes derechos que comenzó en el siglo XIX. Logrados estos derechos (derecho de reunión, de voto, de huelga, derechos de las mujeres, derechos humanos…) la Manifestación derivó (recomendamos Marshal Mac Luhan, Laswell, Humberto Eco, Tadeus Kozwan…) en un suceso que, ya en el siglo XXI, se circunscribe en un acto potencializador de ‘lo social’ frente a una agresión, léase ETA en España, 11M en España, 11S en USA, en Francia recientemente, en Barcelona…

Nosotros, el Partido Liberacionista, queda anclado en el orden decimonómico de la macro manifestación. Como si los animalistas o mascotistas hubieran realizado una cosa imposible y ellos lo saben. Son, digamos, más de hoy y menos del XIX, aunque mole ser del XIX. Entre el XIX y el XXI, van dos. Siglos. Lo que no nos sucede es que a nuestra risa sobre los pocos que  protestan frente a una plaza, no le continúa un porqué de la risa. Ellos van muy pocos a muchos sitios y durante muchos años. Es decir, aplican la teoría estratégica comunicativa, que, siendo global no es masiva sino reiterada, insistente y violenta. La risa que nos provoca su número menor, nos ha impedido analizar que ese ‘menor’ es gigante al serlo durante muchos años y en todas partes.

Una estrategia de movilización pagada de bajo coste que consiste en adoctrinar y pagar como trabajo continuado a unos pocos para ser persistentes: estar, siempre, en todas partes, a todas horas. Y, además, a compás de la misma estrategia de muchas comas de pocos en la redes, blogs y webs, a cientos de miles, con el mismo mensaje, igual contenido y la persistencia. Una análisis de esos medios en internet concluyen en IPS idénticas: para entendernos: son los mismos, en una misma mesa pero con direcciones de web o blogs o perfiles distintos en nombre.

Esta nueva estrategia urbana/callejera/viral/virtual tiene casi una década de vida y eficacia. No obstante los responsables máximos del Partido Liberacionista como expertos en comunicación y activismo, mantienen que el secreto no es a voces y que la macro manifestación se logrará con un asambleismo consistente en reunirse para poner fecha a otra reunión. Mientras esto sucede, los antis siguen con su sistemática urbana y virtual de todos los días a todas horas. Ustedes dirán, por los resultados, nuestra eficacia de comunicación.

linea-punteada-firma1