icono-sumario Último festejo de la Feria de Otoño


Vídeo resumen de la tarde de los ‘Adolfos’ I TOROS TVlinea-punteada-firma1

MARIBEL PÉREZ > Madridlinea-pie-fotos-noticias

 

 

 

Hubo feeling en la última de Otoño. Electrizante conexión entre Rafaelillo, El Cid y Adolfo Martín en Las Ventas. Porque hubo toros que exigieron, como el encastado primero o el cuarto, otros con movilidad y prontitud como segundo y con transmisión como el quinto. Con un fondo de nobleza, aunque con falta de fondo y duración, en términos generales -a excepción del primero, al encierro de Adolfo Martín, Rafaelillo y El Cid lo entendieron con arrestos, con convicción y firmeza en base a su gran capacidad lidiadora y a su excelente oficio, que exhibieron con maestría. Dos ovaciones saludaron cada uno. El murciano calibró a la perfección al encastado primero, y después al exigente cuarto. Y el sevillano cuajó templadas series al noble segundo y se dio después un sereno arrimón con el quinto. A Morenito de Aranda le tocó ‘bailar con la más fea’, pues ni tercero ni sexto le ofrecieron posibilidades.

Muy en el tipo de su encaste, el primero lució un buen pitón derecho de salida y Rafaelillo le ganó terreno en buenos lances a la verónica. ‘Carpintero’ se empleó con bravura en un buen tercio de varas, entrando al caballo en tres ocasiones. Doblándose por abajo y sometiendo al toro en una lidia antigua comenzó la faena el murciano en un arranque de sometimiento ante un toro encastado, que tuvo movilidad, prontitud y exigencia. Rafaelillo lo toreó con ligazón y sometimiento sobre la mano derecha. Después al natural lo llevó largo hasta que el animal fue acortando su recorrido en una labor que el público siguió con excesiva frialdad. Mató de estocada en lo alto algo tendida y saludó una ovación.

No dudó Rafaelillo en recibir con un farol de rodillas al cárdeno cuarto, un ejemplar abierto de sienes que hizo algún amago de saltar al callejón en su salida. Lo sacó con buen criterio a los medios el murciano, que después exhibió su capacidad lidiadora y su oficio ante un ejemplar exigente, de incierta embestida, ante el que aguantó mucho y al que consiguió extraerle algunos naturales de gran mérito. Mató de estocada fulminante y saludó una ovación.

De perfil afilado y hocico de rata, más estrecho de sienes, pero con las puntas hacia adelante, el segundo fue un toro noble al que El Cid toreó con temple y por bajo en las tres primeras series con la diestra. Un ejemplar manejable que fue pronto y tuvo movilidad en ese primer tramo aunque luego adoleció de fondo. Exhibió su oficio el sevillano, que mató de estocada y saludó una ovación.

De excesiva encornadura, muy ofensivo y amplio, al quinto El Cid lo saludó con buen aire a la verónica. Y lo lució dándole distancia en el tercio de varas,y el toro mostró su bravura en el peto. Transmitió el astado en el comienzo de faena, y hubo temple de El Cid en dos series de muletazos largos. Por el izquierdo el animal se quedó más corto y el sevillano se metió entre los pitones dándose un arrimón con valentía en otra labor de gran capacidad ante un astado que fue apagándose. Un pinchazo y una estocada casi entera y ovación con saludos para el torero.

Muy amplio de sienes, al tercero Morenito de Aranda lo saludó por delantales a pies juntos, aunque después no tuvo opción con un animal noble pero de poca transmisión que adoleció de fuerza. Lo intentó el burgalés, sin poder obtener rédito. Ganando terreno, con capacidad lidiadora recibió Morenito al sexto, un toro que fue manso y que siempre acometió con la cara alta y sin humillar, por lo que el diestro tampoco tuvo opción.

Hierro de Adolfo Martín - España Plaza de toros de Las Ventas. Último festejo de la Feria de Otoño. Casi lleno. Toros de Adolfo Martín, de dispares hechuras, encastado el primero, noble y pronto el segundo, flojo el tercero, exigente el cuarto, con transmisión el quinto y manso y deslucido el sexto. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Rafael Rubio Rafaelillo, ovación en su lote;
Manuel Jesús El Cid, ovación y ovación tras aviso;
Morenito de Aranda, silencio en ambos.