MUNDOTORO

Madrid (España).Leonardo Anselmi Raffaeli, padre de la ILP contra los toros en Barcelona, se ha convertido en una pieza esencial del entresijo de intereses y manejos que están utilizando a los toros y a los sentimientos animalistas como lanzadera de intereses particulares y negocios evidentes. Anselmi es un vegano. Palabras mayores. El veganismo (animal igual al hombre) es la exageración ideológica del vegetarianismo cuyos extremismos han llevado a la actividad delictiva y violenta manejándose como una secta. Su rastro vegano coincide en espacio y tiempo con su estancia en Rosario, Argentina, (ciudad de nacimiento)  y Buenos Aires(donde el veganismo alcanzó tintes delictivos hace una década) hasta recalar en Barcelona. Allí, bajo la máscara del animalismo y el antitaurinismo, ha montado su chiringuito. Pero el asunto, lejos de provocar hilaridad, causa indignación e impotencia.

¿Qué es un vegano? ¿Cómo actúa un vegano? ¿Es Anselmi vegano? Este reportaje  responde a todas las cuestiones y desenmascara el fondo de una trama que está utilizando, internacionalmente, la buena fe hacia el animal como lanzadera de su ideología y su negocio. Un vegano es el que iguala en psique y sentimientos a un animal con un hombre. La muerte y la vida de un animal son iguales. Se trata de una ideología  extremista antigua, presente en varios personajes históricos como Hitler y Stalin, que actuó de forma furibunda y violenta hace una década y media. Los veganos se encontraron con un competidor nada ideológico y pacífico: el vegetarianismo. No comer carne animal. Ante esta competitividad, buscaron una lanzadera en los años 80 que les sirviera de trampolín : el animalismo. La defensa a ultranza de la vida de los animales. Es decir, que los animales y su defensa son el medio para conseguir el fin: la implantación y el negocio de su ideología. Pruebas.

COMO UTILIZAR LOS SENTIMIENTOS DEL TORO SUFRIDOR

Anselmi, que aparece en más de 300 webs animalistas del mundo como directivo, organizador o mentor, ha colocado en todas ellas a la ideología vegana. Lo hace, por ejemplo, como Director en Barcelona de LIBERA, una de las organizaciones internacionales  más potentes en la sección “sobre Liberia” en donde menciona “los principios éticos del veganismo”. Sitúa en esa y otras webs anuncios en la home de la tienda vegania.com y de otros sitios veganos de la red. Galicia, por ejemplo. En otros, sitios y tiendas veganas de Portugal y Francia. Es tan evidente que su supuesto animalismo activo   forma parte de una gran  estrategia sectaria (de secta) que en esos paises en donde ha declarado municipios abolicionistas de la fiesta de toros (lugares donde jamás se han dado toros). Media docena en Francia, uno en Portugal, 70 en Cataluña, uno en Asturias, Baleares, País Vasco y cinco en Sudamérica. Todo ello en el espacio de ocho años. Y ese espacio de tiempo cada lugar cuenta ya con su tinglado veganista.

En Barcelona el potencial vegano desplegado en los últimos años es evidente. Restaurantes, tiendas, encuentros, ocio, y, utilizando su proximidad política, un comedor en la propia UB, Universidad de Barcelona. Basta con mirar a los nuevos lugares veganos de Galicia, Francia, etc…para comprobar que coinciden en espacio y tiempo. Es más,  El propio Anselmi hace proselitismo de su negocio con su conferencia “La dieta vegana” con la que ha recorrido múltiples municipios en los “DIAS DEL ORGULLO ANIMAL” que ya proliferan por Cataluña y Levante y que se realizan en casas de cultura propiedad de los ayuntamientos. No obstante él mismo se declara asesor de más de un centenar de ellos.

Que Anselmi en un vivo es de una evidencia cristalina. Y que la defensa de los toros y de los animales se la trae al pairo, también. El toro y el animal es pura máscara. Datos. Uno de los sectores más criticados por los defensores de los animales y los ecologistas es el que comercia con productos de belleza, estética, perfumería, etc…Procter&Gamble fue acusado, junto a otras empresas, de utilizar animales como seres vivos de pruebas en sus productos, antes de lanzarlos al mercado. Anselmi, del que no se conoce profesión ni formación, formó parte activa del XXI Congreso de Estética que se celebró en BARCELONA en febrero de 2.008. Dio una ponencia no como argentino sino como ¡¡Italiano¡¡¡ (ver gif de este reportaje) sobre los beneficios de la implantación del Acido Hialurónico en el rostro  contra las arrugas. Esta sustancia tuvo en 2.004 un valor de entre 5.000 y 7.000 euros kilo. Se saca de las crestas de los GALLOS, aletas de TIBURONES, cartílagos de VACAS (detenida su extracción con el mal de las vacas locas), etc… Dice ser especialista en biotecnología, que no es otra cosa que la manipulación de microorganismos con fines industriales.

LA PISTA ANSELMI, LA PISTA  DEL VEGANISMO

Todos los que han amparado a este argentino seductor de palabra y gesto, han metido en su casa al veganismo.  Donde va él va el veganismo de su secta. Su rastro, escondido de tal forma que es difícil dar con un domicilio, teléfono o dirección o documento identificativo de su personalidad,  nos lleva hasta su supuesta ciudad de origen, Rosario. Y allí nos encontramos con un panorama de máxima actividad de los veganos y, casi al mismo tiempo en Buenos Aires. “Los veganos se están introduciendo en muchos colegios de Argentina y Latinoamérica con la excusa de defender la ecología”, acusó en su día Héctor Aleandri. Allí sucedieron actos delictivos de quemas, agresiones, ataques físicos por valor de “cien millones de dólares” y el Frente de Liberación Animal, el Buenos Aires Vegan y otras asociaciones  “que extremaron su idelología vegana sin poder ser controlados por sus líderes” se convirtieron en delincuentes.

Eso sucedió ocupando  espacio y tiempo la vida de Anselmi. Desde hace unos ocho años espacio y tiempo coinciden en la proliferación del veganismo en Barcelona, “una de las  plataformas europeas  de los veganos, que se estructura de tal manera que es capaz de dirigir y manipular los movimientos animalistas y  los antiglobalización a partir de un trabajo de comunicación  y captación hacia los más jóvenes”.Aleandri afirma que : “Esta máscara del régimen alimentario correcto y el ecologismo es hábilmente explotado por todas las sectas y extremismos para lograr adeptos”….”Gran parte de los veganos …son gente muy joven que deja de serlo después de unos años y sólo permanecen en el movimiento en forma constante, los más fanáticos y conflictuados con el mundo o los jefes que usufructúan el dinero recaudado por las organizaciones veganas y afines“.

Curiosamente, los veganos no han iniciado jamás campaña alguna contra el comercio y adquisición de las mascotas, el negocio más floreciente de las últimas décadas en occidente. Mientras buscan para animales del zoo el regreso a su medio natural, jamás han hecho lo mismo con aves, pájaros, peces, gatos, perros de laboratorio y manipulación genética de sus razas, etc…Mensajes en la red  de los veganos declaran esta permisivitas sin un argumento. Pero hay dos: el poder de las multinacionales del sector y la tradición occidental de la mascota. Les haría impopulares, se ganarían a un gran enemigo y perderían ciertas cantidades de dinero. Si no puedes con ellos, se su aliado.

CAPTACION Y METODOLOGÍA

El veganismo tiene una estructura determinada. No todos pueden ser activistas veganos. No hay voluntarios en su cúpula sino jóvenes captados para ella. Se buscan profesionales veterinarios, abogados, periodistas, diseñadores, nutricionistas…Luego está la masa social, la que se moviliza con sus líderes casi ocultos (decenas de miles de webs, millones de emalis anuales buscando dinero y adeptos) ciberactivistas, presencia en colegios y universidades, en la clase política, …todo bajo la máscara el ecologismo y la defensa animal.Basta con ver en la web LIBERA su apartado de “Colabora” para darse cuenta de la capacidad organizativa.

Esta ideología internacional tiene una gran capacidad de movilización y una fuente de recursos que parece inagotable, pero, a veces, porque los extremos siempre se ponen en evidencia, salen a la luz noticias escandalosas. PETA, que manda a sus gentes a desnudarse en los Sanfermines y que cuenta con veganos en sus filas, mató alrededor de 15.000 perros y gatos en un año. Mascotas que se comprometió a dar cobijo o a buscarles familia. Intimidan con insultos de asesinos y terroristas a quienes trabajan en un matadero de carnes de la misma forma que lo hacen con quienes acuden a los toros. Su fanatismo es tal que hicieron publicidad bajo el lema:“Incluso si es para encontrar solución al SIDA, nos oponemos a que se utilice un cuerpo de un animal”.

Que el veganismo es el rastro que deja Anselmi Raffaelies evidente. Que los toros son una mera excusa, como su ecologismo o su amor bohemio a los animales, es evidente. Estamos ante una ideología que trata de imponerse a las otras, matizando la democracia, los estados de derecho, manipulando la sensibilidad con la desinformación. Y un buen negocio.