icono-sumario ‘Quizás a lo largo del fin de semana salga de la UCI, pero la evolución va a ser muy lenta, va a ser muy complicado que pueda reaparecer antes de mediados de octubre’, comenta el apoderado de torero. Por ahora, ‘el traslado a Murcia no se contempla’

Rafael Rubio, ‘Rafaelillo’, el pasado domingo en Pamplona I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

ISMAEL DEL PRADO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

‘El Pilar, en el mejor de los escenarios’. Ese es el plazo que fijan los doctores para una posible reaparición de Rafael Rubio ‘Rafaelillo’, tras la gravísima cornada sufrida el pasado domingo en la última de la Feria de San Fermín por un toro de Miura, que afecta hasta trece costillas así como dos vértebras en un parte de guerra final escalofriante. ‘Aunque ya haya salido de la UCI, la evolución va a ser muy lenta, va a ser muy complicado que pueda reaparecer antes de mediados de octubre‘, comenta el apoderado de torero. Por ahora, ‘el traslado a Murcia no se contempla’.

‘Por supuesto, la corrida de Dax, que era su próxima fecha, la va a perder… Estábamos hablando con Simón Casas para la posibilidad de que entrara tanto en la Feria de la Vendimia en Nimes como en Otoño en Madrid, pero esas opciones también han quedado ya descartadas, luego los toreros son de otra pasta y, a lo mejor, a mediados de septiembre ya está recuperado, pero tal y como está el matador hoy por hoy, con ese tabaco que tiene tan grande, ya va a ser un triunfo que pueda reaparecer esta temporada en España‘, reconoce contrariado el mentor del murciano a Mundotoro.

La misma cautela prima cuando se valora la posibilidad de trasladarlo a su Murcia natal: ‘Nos han comentado que durante el fin de semana es posible que lo suban a planta, ayer por la tarde, trataron de levantarlo de la cama y fue imposible, ya que se estaba empezando a marear, por eso, aunque salga de la UCI, nuestra idea es que permanezca aquí en Pamplona el mayor tiempo posible: primero, porque aquí está más vigilado y atendido; y segundo, porque ahora mismo es una temeridad meterle cientos de kilómetros en una ambulancia cuando tiene tantísimos dolores.

Por ahora, Rafaelillo sigue teniendo uno de los tubos que le fueron colocados, el miércoles le quitaron el otro, pero, para el que tiene, aún le queda’. ‘Está algo mejor de ánimo, pero tiene muchísimo dolor al hablar, le cuesta bastante, al comer parece que no lo pasa tan mal… El martes, de hecho, fue su cumpleaños y la Casa de Misericordia le trajo una tarta, incluso comió un poco, le están tratando fenomenal tanto la empresa como todo el equipo médico, estamos muy agradecidos’, concluye Lionel Buisson.