icono-sumario Es la primera vez que la justicia eleva el delito hasta el grado  de “incitación al odio” en un asunto contra alguien vinculado a la tauromaquia

Adrián Hinojosa  I MUNDOTORO linea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Una jueza de Alzira (Valencia) ha decidido encausar a tres tuiteros (Manuel Ollero Cordero, Eizpea Etxezarraga y Bryan Eduardo Salinas Luna) por un delito de incitación al odio en el caso del niño valenciano Adrián Hinojosa, de ocho años, aquejado de cáncer terminal y aficionado taurino, que recibió un homenaje en la plaza de Toros de Valencia el 8 de octubre de 2016.  Es la primera vez que la justicia eleva el delito hasta el grado  de “incitación al odio” en un asunto contra alguien vinculado a la tauromaquia, cuestión que solo sucedía en los casos de atentados o ataques a colectivos vulnerables (por razón de sexo, religión,…).

De esta forma, se abre la puerta a lo que mundotoro lleva argumentando hace años: que la justicia considere los ataques a las gentes del toro como un delito de incitación al odio al formar parte de un colectivo explícito en tiempo y forma. El de la tauromaquia. Esta ha sido la postura de mundotoro al respecto:

01/09/2015 – ‘Aprendiendo a odiar’
03/12/2016 – Dos detenidos por delitos de odio e injurias contra Adrián
19/10/2016 – ‘Yunamierda’
04/07/2017 – ‘Nuestro orgullo’
24/10/2017 – ‘Ciberstalking y delito de incitación al odio’
13/03/2018 – ‘Por fín’
07/06/2018 – ‘No soy gay’

Los abogados ANFITEC (Asociación Nacional de Afectados por Internet y Nuevas Tecnologías) personados en la causa, piden tres años de prisión y multa de diez meses, a razón de diez euros de cuota al día, para los tres encausados, según informa El País. Hasta ahora, sin poder ser acusados por el delito de incitación al odio, las causas por insultos, vejaciones y amenazas, se saldaban con una multa administrativa de pocas centenas de euros.

Comienza a sentarse un precedente histórico pues en el Nuevo Código Penal de 2015,  establece penas de hasta cuatro años de prisión para quienes fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo o contra una persona determinada por razón de su pertenencia a aquél, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad”.

Mundotoro anima a todos los que formamos parte de este colectivo, a tratar los casas de insultos y violencia en las redes o en cualquier otra vía de expresión, como delitos de incitación al odio. Hasta la fecha,  solo el propio vejado o discriminado ( o los parientes delimitados por ley)  podían interponer una demanda para la que  la Fundación del Toro de Lidia aportaba abogados. Una cuestión que dejaba el asunto, con sentencia firme, en una multa de escaso coste. La tauromaquia, insistimos aquí desde el año 2015, es, jurídica y socialmente, un colectivo con sus propias creencias culturales y tradicionales amparadas, además, por una Ley de Patrimono Cultural. Con esta decisión de la jueza de Alzira, Valencia, se abre un camino da una transcendencia vital para nosotros.