Enrique Ponce en Linares I PEDRO RUIZlinea-punteada-firma1

PEDRO RUIZ > Linareslinea-pie-fotos-noticias

Tres orejas paseó Enrique Ponce en el esperado mano a mano de Linares, en el que se enfrentaba a toros de Samuel Flores junto a Curro Díaz. El de Chiva cuajó al quinto de la tarde logrando cortar las dos orejas a base de esfuerzo. Curro Díaz, por su parte, paseó una oreja del segundo, el que más se dejó de su lote.

Ponce anduvo firme con un toro complicado y deslucido de Samuel Flores, que se rajó en tablas y que varias veces se coló por el pitón izquierdo. Ponce se jugó una voltereta. Estuvo firme y consiguió arrancarle varios muletazos, de uno en uno. Mató de una estocada y fue premiado con las dos orejas. Premio al esfuerzo.

Con el toro más bonito de hechuras y el que más humilló en la muleta, Ponce sacó el libro de la maestría para aplicar lo que toro necesitaba: acariciarlo con los vuelos de la muleta e ir poco a poco hasta conseguir varias series por el pitón derecho, el más potable del animal, ya que por el izquierdo se quedaba más corto. Enrique remató la faena con varias poncinas marca de la casa y varios circulares genuflexo. Pinchó y cortó una oreja.

Ponce estuvo por encima del primero, un toro terciado pero con mucha cara, que fue flojo y muy parado. El de Chiva le arrancó los muletazos de uno en uno con mucha clase, con toques suaves y llevándolo con una cadencia perfecta. Mató de una estocada desprendida y saludó una ovación tras petición.

Curro Díaz cortó una oreja del segundo, que en el capote le permitió varios lances de categoría rematando con una gran media. En la muleta el torero no se lo pensó, y aprovecho la movilidad del animal para dar dos tandas por el derecho de muchos quilates y otra por el izquierdo a media altura, ya que el animal no humilló nunca. Mató de estocada y cortó una oreja.

Poco pudo hacer Curro con el sexto. Un toro parado y con peligro que a mitad del muletazo volvía la cara queriendo echar mano al torero, incluso llegando a rozarle los muslos en varias ocasiones. Se rejó totalmente en tablas y Curro aprovechó para darle un pinchazo arriba que hizo que el toro cayera. Saludó una ovación.

Poco pudo hacer en el colorado cuarto, parado desde la salida, bruto y lanzando cabezazos con peligro. El toro se defendió y se coló varias veces, estando a punto de ‘echar mano’ al torero de Linares, que se lo quitó de en medio de un pinchazo hondo y descabello.

Hierro de Samuel Flores - España Plaza de toros de Linares. Un tercio de entrada. Toros de Samuel Flores, de juego dispar. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Enrique Ponce, ovación, oreja y dos orejas.
Curro Díaz, oreja, silencio y ovación.