Lo que se publica puede ser cierto o semicierto. Con tantas ansias de noticias a veces se publican cosas que merodean la verdad, pero que no son del todo ciertas. Los periodistas a veces merodeamos los hechos. Hacerlo desde la iniciativa propia es error propio, hacerlo desde algo publicado por los demás es error de los demás, si los citamos. Si  vampirizamos el trabajo de otros nos hacemos responsables de las lagunas que hay en lo que se dice. Por ejemplo. Asunto José Tomásy Sevilla. De dos, a fecha de hoy, nada de nada. Una en ciernes y sin cerrar. El domingo de Pascua con toros de Cuvilloy seguramente con Poncey Manzanares, pero eso es una cuestión de la empresa, con la que no se cuenta, pero que cuenta. Y mucho.

Las cosas sobre JT y su presencia en Bilbao, Madrid y Sevilla se parecen algo a lo que se ha dicho, pero no a todo lo que se ha dicho. Serán las ansias o el buen manejo de la comunicación. Bilbao está cerrado a través de los cien años del Cocherito, suceso que aplaudimos en mundotoro. Los cien años de vida y la contratación de JT, que tenía un as en sorpresivo en la manga. No torea gratis, pero los alrededor de cincuenta kilos de antes, algo más quizá, descontados gastos, van a la Casa de Misericordia. Ese libre directo a la escuadra no lo alcanza ni el Zubi ni Iríbar. Eso en el Bocho, en Madrid y en Sevilla las cosas andan de otra forma. En ciernes todo.

Madrid. Una tarde de momento.  Hablado está el día 3 de Junio, fecha de El Corpus. Coincide con la feria del Aniversario de Las Ventas. Se habló de otra, el domingo de la semana siguiente, el día 12, que para JT es el doce más uno. Parece que le da mal fario el número, como a muchos. La corrida, de Victoriano del Río y con El Fundi. Esto hila con Sevillapues una de las fechas propuestas por la empresa fue la del Corpus. Ya estaba comprometida con  Madrid. Y se habló de Domingo de Pascua. Primer escollo; la ganadería, cuestión que la empresa dejó zanjada, suponemos que haciendo corazón de tripas, por los honorarios y porque la relación con los ganaderos de Cuvillo era escasa. Todo quedó hablado menos dos cosas. Una el cartel, ya que la empresa, atendiendo al uno por delante y otro por detrás, añadió que tiene la costumbre de decidir quienes torean y quienes no. Y dos, el dinero de JT, cuestión a la que, hasta este domingo, no ha contestado el apoderado de JT, que se va el 22 a América y antes debe de dejarlo resuelto.  Puede que lo que pida sea tan factible que luego sea contratado para Sevilla a más tardes.

Cosas más novedosas se han visto, porque en este mundo del toro nada es racial, todo es matizable. Por ejemplo, el éxito de Manuel Molés de contratar a Joselito para las transmisiones. Joselito ha sido un torero que mantuvo un cierto posicionamiento con lo que él llamaba la “tele impuesta”, término acuñado por Martín Arranz. El maestro de Madrid es un gran aficionado y seguro que sus palabras ayudarán y animarán a las transmisiones. Los medios de comunicación para las masas sólo pueden ser beneficiosos para la gran mayoría. O mejor aún, deben de ser beneficiosos para la gran mayoría y eso va más allá del dinero que generen.