ELENA PALOS

MADRID (España). La elegancia y el temple son sus señas de identidad, cualidades que, unidas a una técnica depurada, hacen que le sirvan un gran número de toros. Con gran cartel como novillero, logró superar el bache que atravesó durante sus primeros años en el escalafón superior hasta recuperar el lugar que merece, entre los primeros. Manuel Caballero llega a la temporada 2001 en un gran momento. Viene de triunfar en tierras colombianas y comienza la campaña española con una sola obsesión: torear cada vez más despacio. Sus primeras actuaciones han sido triunfales, excepto en Valencia, donde no tuvo toros.

– Ver que en las primeras actuaciones de la temporada te encuentras en un buen momento tiene que dar muchos ánimos de cara a los próximos compromisos.
Claro que da ánimos y moral, pero luego, lo que pase, depende de muchas cosas. Yo no soy de los que les gusta lanzar las campanas al vuelo y decir que estoy en un buen momento y voy a hacer esto o voy a hacer lo otro. Yo prefiero ser más comedido en los comentarios e intentar estar como el domingo todas las tardes, lo que pasa que esta es una profesión que es muy difícil y te tienes que encontrar con un montón de factores como que el toro te embista, como que tú estés bien, que la gente comprenda en ese momento tu faena, que no haya aire… son muchas cosas.

– Este invierno has estado en América, donde ha habido algunos triunfos tan rotundos como los de Manizales o Medellín
Mira: a mí América, al principio, no me fue bien. Te hablo de cuando empecé, en los años 93 ó 94. Luego, a partir del 96 ó 97 le he cogido un gran cariño a América y te aseguro que me encanta ir allí. Hay ferias importantísimas, ferias muy respetables y aficiones que uno, cuando está aquí, no se imagina que les guste tanto esto y que sepan tanto de toros. Entonces, cuando uno va a Lima o a México, o va a Colombia, ve esas aficiones, disfruta de los triunfos y de esos momentos con el público se encuentra muy satisfecho. Por ejemplo, este año, cuando he triunfado en Manizales, en Medellín e incluso en Lima o en México sin cortar orejas, con unos malos lotes, todo eso da mucha satisfacción. A mí me encantaría poder ir muchos años allí, a esas plazas, porque de verdad que les tengo un respeto muy grande y me encanta la afición americana.

– Quizá te ha dejado el mal sabor de boca de no repetir los triunfos del año pasado en La México.
Fíjate que sin embestirme los toros este año en México, sin encontrarme ningún toro bueno, he estado a un buen nivel. Sobre todo la última actuación en La México, con la corrida de Reyes Huerta y con el peor toro de la corrida, creo que esa faena fue importantísima y la gente la supo ver. A veces la estadística no se corresponde con la realidad y este año, tanto en Lima como en México, sin embestirme los toros, personalmente me he visto mejor que el año pasado con tanto triunfo, aunque parezca una paradoja.

– Ahora las figuras se están apuntando a esas corridas que llamamos ´duras´. El Juli va a matar la de Victorino en Bilbao, Ponce quiere ir con la de Dolores Aguirre a Madrid, Joselitoy José Tomáscon los ´adolfos´… ¿Qué opinas de estas iniciativas de tus compañeros?
Yo lo he hecho ya más años, llevo matando la corrida de Victorino en Madrid unos cuantos años, incluso uno de ellos la maté yo solo, la corrida de Beneficencia, los seis ´victorinos´ y solo, y eso es lo que siempre han hecho las figuras del toreo, lo que las ha diferenciado. Yo creo que esas iniciativas les honran y dicen mucho de lo que son, porque son figuras del toreo indiscutiblemente. Lo veo muy bien y creo que lo que están haciendo es marcar lo que va a ser la temporada, que va a ser un año con una competitividad increíble.

– Estas ´gestas´ de los compañeros ¿sirven de incentivo para uno mismo?
Yo lo llevo haciendo, como decía, más tiempo y cada uno se motiva a su manera. Siempre he sentido y siento un gran respeto por los compañeros, sobre todo por los que son figuras del toreo, porque en esto nadie regala nada y los que están ahí arriba es por algo. Yo no soy de los que dicen, por ejemplo, que ya era hora que hicieran esto o ahora es cuando se va a ver lo que son… El que es figura del toreo es capaz de hacer lo que estamos haciendo ya desde hace bastantes años. La motivación puede que sí sea mayor porque ves que están arreando más aún, pero a mí no me tienen que demostrar nada, ya los respeto mucho porque son grandes toreros.

– ¿Has pensado tú en algo especial para esta temporada?
Pues qué más especial que matar otra vez Victorinos en Madrid, por ejemplo. Lo más seguro es que la vuelva a matar otra vez, o en la Beneficencia, no lo sé aún porque aún se está haciendo un poco lo de Madrid, pero en especial, intentar mejorar el toreo y torear cada vez más despacio y más largo que es lo que más me gusta.

– Eres un torero que posee una gran técnica y eso hace que luzcas mucho con los toros complicados. ¿Ése es uno de los motivos de que te apuntes con asiduidad a las corridas de Victorino?
No, yo me apunto a las corridas de Victorino, al principio porque no tuve más remedio, porque era lo único que nos ofrecían, pero luego porque he descubierto que el toro de Victorino es un toro que cuando embiste es muy agradecido. Es un toro de un encaste único, el encaste Saltillo, de los que ya quedan pocos y me gusta. Soy seguidor y soy admirador de la ganadería de Victorino. Lo que pasa es que yo siempre digo que a lo de Victorino hay que apuntarse pero de una forma medida, con cuentagotas porque quema mucho y hay que hacerlo, sobre todo con medida, también para que te lo destaquen y, no que te lo agradezca, pero que sepan dar la importancia de lo que estas haciendo. Hubo un momento hace dos años que, no es que me encasillara, porque yo no creo en esas cosas, pero el que yo matase la de Victorino era algo normal y luego la mataba otro y era un gesto… y yo soy una persona humana, igual que todos, y matar una corrida de Victorino me cuesta igual que a todos.
Por eso lo de Victorino lo voy a seguir matando pero cuando yo quiera y cuando yo vea que es el momento. Para matar una corrida de Victorino hay que estar muy convencido de lo que vas a hacer y sabiendo que la vas a matar, no la puedes matar, un poco, a ver que pasa
.

– ¿Qué tipo de toro necesita Manuel Caballeropara sentirse a gusto?
Sobre todo a mí me gusta el toro que humille y persigo mucho la idea, desde que empecé, que es lo que más me apasiona, que es el temple. Torear cada vez más despacio. A mí el toro que embista despacio es el que más me gusta. Cuando veo un toro que se templa es ese el toro que yo siempre deseo. Luego si tiene más recorrido mejor y si tiene menos pues peor pero a mí el tipo de toro que más me gusta es el que tiene temple, humillando, pero con bravura. Me gusta el toro bravo que embista con los riñones, pero fundamentalmente que humille y que tenga temple.

– ¿Le das mucha importancia al dinero?
No, le doy más importancia a no tenerlo.

– Ahora hay un gran revuelo en el mundo taurino a causa de la televisión. Algunos de tus compañeros están en contra y otros a favor. ¿Cuál es tu posición en lo referente a este tema?
Yo estoy a favor totalmente. Creo que es un avance para la Fiesta, no nos tenemos que quedar estancados. Otra cosa es que cada uno discuta cómo quieren que sea la televisión pero yo creo que todos estamos de acuerdo con ella. Hasta los toreros que están en contra, no están en contra de la televisión sino quizá en contra de cómo se esta haciendo la televisión, pero yo creo que a favor de al televisión tenemos que estar todos. La televisión es el avance, igual que Internet, y si te niegas a eso te estas negando al avance y al futuro. Siempre, conservando las raíces y lo básico de esta profesión que es un arte.

– Antes me hablabas sobre la posibilidad de matar otra vez de la Victorino en Madrid. Supongo que ya sabrás algo de cómo vas a ir a San Isidro
La verdad es que estoy tan metido en el campo y estoy tan pendiente de Valencia, de Castellón y de Sevilla que es lo más importante que tengo ahora, también Arles, que le he dicho al apoderado que no me consulte, que cuando se sepan los carteles me lo diga. Ya me conoce, ya sabe lo que quiero y lo único que el he dicho es que me gustaría matar una corrida fuerte y otra buena entre comillas. Una corrida de las denominadas duras y otra un poco más, como dicen, comercial. Por eso, te aseguro que no se nada, me quiero enterar cuando estén los carteles hechos. Otras veces cuando me decían que estábamos pendientes de algo le daba vueltas, pues sí, pues no, pues vamos, pues venimos… y me quita mucho el sueño. Por eso prefiero dejarlo todo en manos de mi apoderado y cuando este hecho que me diga tal día y tal día, con esta y con esta y ya está, punto. La de Victorino, incluso, no se si la voy a matar en feria o en la Beneficencia, que es la que más clara tengo.

– Ya para terminar, ¿qué esperas de esta temporada, qué meta te has marcado?
Espero torear cada vez más despacio, que es lo que me apasiona y lo que cada día entreno e intento mentalizarme. Me gusta buscar el torear lo más despacio posible, es mi obsesión. No me gustan las metas, porque me gusta más recorrer el camino. Como decía alguien, la meta es efímera y es más bonito el proceso por el que pasas hasta llegar a ella. Prefiero ponerme metas chiquititas y mi siguiente meta, ahora mismo, es Valencia. Lo bonito de esa meta va a ser la preparación y la mentalización que llevo y cada vez que toreo una vaca en el campo o toreo de salón me creo que estoy toreando en Valencia. Eso es lo que te anima a cuando llegues allí pensar en la próxima, que será Castellón el domingo siguiente si Dios quiere. Pero ya te digo, no soy de metas, soy de carreritas cortas a corto plazo, de ir consiguiendo cosas escalón a escalón.

FOTOGRAFÍAS: ARJONA / MAURICE BERHO.

… biografía de MANUEL CABALLERO

… entrevista con MIGUEL ABELLÁN

… entrevista con ZOTOLUCO

… entrevista con CURRO VÁZQUEZ

… entrevista con ESPARTACO

… entrevista con JUAN JOSÉ PADILLA

… entrevista con JESULÍN DE UBRIQUE

… entrevista con JOSELITO

… entrevista con MARTÍN ANTEQUERA

… entrevista con VICENTE BARRERA

… entrevista con FINITO DE CÓRDOBA

… entrevista con IGNACIO ZORITA