ÓSCAR ARANDA

MADRID (España). Victorino Martín ha conseguido algo que muy pocos ganaderos han logrado: imprimir atractivo a un cartel con la simple presencia de sus toros. El hierro de la ´A´ coronada se ha convertido en sinónimo de emoción, transmisión, casta y bravura. Una ganadería que, sacada de la nada, se ha consolidado como estrella indiscutible de cualquier feria de postín.

Yo no sé lo que representa mi ganadería dentro de la cabaña brava, no soy quién para decirlo, eso deberían juzgarlo los demás“. Así de esquivo se muestra Victorino Martín en sus primeras declaraciones. Sin embargo, después de hurgar y hacer hincapié en el tema, reconoce que ” no hay duda que aporto bastante a La Fiesta“, porque “la nuestra es una ganadería que lleva varios años funcionando y que, generalmente, ha ido bastante bien y aporta, ya lo creo que aporta“. Un éxito que el ganadero de Galapagar basa en la consecución de unos toros cuyas principales características son, según sus propias palabras, ” la transmisión, la bravura y la emoción“.

Porque, según explica, ” el espectáculo, sin emoción, no sirve. Creo que es esta última la condición indispensable que debe tener cualquier ganadería“. Después, el toro tendrá que tener otras cualidades como ” buen tipo, que sea bonito, que esté bien hecho, fino de cabos, cara” y en cuanto a comportamiento, ” lo primero que intento transmitir es que tenga casta, que sean bravos en el caballo, embistiendo por derecho sin derrotar y metiendo los riñones. Luego, que tengan fiereza y nobleza y que se dejen torear“, aunque referente a esto último apostilla ” que se dejen torear, pero no en tonto, sino en bravo“.

“Yo he conseguido toros bravos”

Atendiendo a las anteriores características, Victorino es sabedor de haberlas reunido en sus ejemplares en no pocas ocasiones, ” yo he conseguido toros bravos“. Sin embargo, consciente de que no sólo consiste en llegar, sino que después hay que mantenerse, reconoce que ” nunca hay que bajar la guardia, hay que seguir ahí, en ese sitio“.
Declaraciones que une a las de su propia autocrítica reconociendo que aún quedan muchas cosas por conseguir porque ” siempre falta algo, nunca está uno conforme. El que esté conforme con lo que ha hecho creo que es un pobre hombre“. A pesar de ello, Victorino Martín, fiel a sus planteamientos que no han cambiado ni un ápice desde que comenzó, es consciente y rotundo a la hora de afirmar que su ganadería poco tiene que ver con las demás. ” No tengo nada que ver con nadie, la mía es distinta a todas, quieran o no. Yo soy yo y punto“, a lo que añade que ” yo no digo ni que sea mejor ni peor, sólo que la mía es distinta, para bien o para mal, y el que quiera admitirlo bien y el que no, allá él. No me preocupa“. Y es que, según Victorino, ” por desgracia hay demasiados toros iguales“.

Victorino Martínse muestra conforme con el plantel de toreros que generalmente torean sus corridas. ” Hay una cosa clara, las figuras del toreo son figuras por algo y nadie les ha regalado nada y qué duda cabe que Ponce, José Tomás o El Juli pueden cuajar un toro mío y de cualquier otra ganadería“, pero añade que la realidad es que normalmente ” mis corridas las matan otras gentes que no son figuras del toreo, pero que en muchas ocasiones están tan bien o mejor que ellos si hace falta, pero las figuras, insisto, lo son por algo“. Y es que, haciendo referencia al tema de las figuras, el ganadero no deja pasar la ocasión para recordar que ha habido figuras del toreo que han entendido muy bien sus toros, ” no hay más que recordar a Francisco Ruiz Miguel“, torero éste que vuelve este año para matar corridas únicamente de este hierro.

También añade en la lista a ” Esplá o el mismo Ponce, que siendo figura ha cuajado muchos toros de este hierro, o El Juli el año pasado en Castellón, que toreó muy bien a uno de los toros“. Pero si hay un torero que, según Victorino, ahora entiende a la perfección no a los toros, puesto que aún es novillero, sino a las vacas, es César Jiménez, un novillero al que el ganadero está apoderando y que ” está realmente bien“.

Sobre la ´moda´ de las figuras en apuntarse a las corridas ´duras´, Victorinoopina que ” ellos no estaban acostumbrados y ahora están haciendo algo que puede ser un gesto y vamos a ver como resulta. Lo cierto es que toda la vida ha ocurrido, pero ahora parece que nos estamos volviendo locos, cuando toda la vida ha habido gestos de ese tipo y no se ha montado tanto lío“. Algo que, sin embargo, no molesta al ganadero por el hecho de verse excluido, sobre todo en el caso de que sea la corrida de su sobrino Adolfo Martínuna de las más solicitadas porque ” él ha echado toros buenos en Madrid, le dieron el premio el año pasado al toro más bravo y eso hay que ganárselo, no es suficiente con llevar el apellido Martín“.

¿Hay dinero para Victorino y tres figuras?

Una pregunta clave es si en la actualidad hay dinero para pagar a tres figuras del toreo anunciadas con su ganadería, algo a lo que el ganadero responde que ” depende de lo que uno quiera cobrar. Lo que ocurre es que las figuras antes iban dos y llevaban a otro que era menos figura que cobraba menos y ahora todo ha cambiado. El problema es que en la actualidad, el hecho de que vayan tres, supone mucho más dinero, pero pienso que una gesta de ese tipo, generalmente, no se hace por dinero, se hace por otras causas diferentes y si tiene que cobrar uno menos, pues se cobra y punto“.

Sobre el tema de si la fiesta se está igualando en el sentido de si se está pagando igual una corrida de Victorino que otras de menor caché, Victorinoopina que ” ellos cobrarán lo que crean que tienen que cobrar y la empresa les pagará lo que tenga que pagarles. Lo del dinero es un tema que no me preocupa“. Sin embargo, Victorinovende, y más que nadie, aunque a su ganadería no se la incluya dentro de las ´comerciales´ por ser éste un término con otras connotaciones. Sobre este tema, Victorino se reafirma en sus declaraciones afirmando que ” yo no tengo nada que ver con nadie, yo soy yo, y punto“.

Haciendo referencia a unas declaraciones de Victorinoen la Feria de Fallas sobre la negativa a lidiar en la Feria de Julio si la Administración no paga la multa de dos millones que le ha sido impuesta por la presunta manipulación de pitones en Valenciaen el 95, el ganadero pretende mantenerse fiel a su postura. ” Yo cuando doy una palabra siempre la mantengo. Dije que era inocente y soy inocente y, como prueba, ahí esta la temporada en la que lidié toda la camada en Francia por motivos similares“.

Por último, y en cuanto a la temporada que acaba de comenzar, Victorinoespera que ” sea por lo menos como el año pasado o si puede ser un punto más alto, pero si fuera como el año pasado ya estaría bien“.

FOTOGRAFÍAS: MAURICE BERHO.

… más información de VICTORINO MARTÍN

… encaste ALBASERRADA-VICTORINO MARTÍN

… otras ENTREVISTAS