icono-sumario ‘Se va uno de los grandes ganaderos de este siglo’

Juan Pedro Domecq, padre e hijo en el callejón de Las Ventas I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MARIBEL PÉREZ > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Con serenidad, pero desde la emoción contenida, también el ganadero Juan Pedro Domecq Morenés rememora a la insigne figura del mítico ganadero de Galapagar. ‘Se va uno de los grandes ganaderos de este siglo; un criador inigualable, carismático, cercano, un grandioso personaje que hizo evolucionar la tauromaquia sobre base de una forma de embestir que él creó, que él evolucionó y que el transformó en su nombre, en su emblema, y en su forma de sentir la tauromaquia’.

‘Un personaje único -continúa Juan Pedro-, del que queda su legado y su hijo al frente con esa herencia tremenda. Y que gracias a Dios sus toros seguirán embistiendo con el hierro de la A, surcando los hocicos de todos los ruedos del mundo’. Aunque de encastes diferentes y contrapuestos, Juan Pedro rescata del olvido una anécdota entre su padre, el desaparecido Juan Pedro Domecq Solís, y el que ahora nos ha dejado, Victorino Martín Andrés:

‘Anécdotas, muchas. Me acuerdo que ha sido también un genio de la venta, de cómo vender un producto. Me acuerdo que le decía a mi padre: ‘Déjame tu ganadería, que vas a ver cómo yo te la vendo igual que yo’. Un genio inigualable no sólo como creador, sino también como vendedor y defensor de su obra’.

Además, Juan Pedro Domecq quiere destacar sobre todo de este referente histórico para el mundo del toro, cómo fue capaz de rescatar un encaste que iba camino del matadero y ponerlo en órbita en todas las ferias del mundo: ‘Creo que ese logro sólo está al alcance de los genios y visionarios y Victorino sin duda ha sido uno, recuperar un encaste y ponerlo en primer nivel, en líder del sector. Ha sido un personaje emblemático, figura insigne de los ganaderos, que pasará a la Historia como uno de los grandes ganaderos del mundo del toro’, termina diciendo.