muddy-feet-2‘Esperando a un pliego’ I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

El final de la Feria de San Isidro ha impuesto una capa de silencio sobre uno de los temas más trascendentales que el toreo afronta en su futuro más cercano: el pliego de Madrid. Es un silencio tan espeso como ficticio, detrás del cual parece adivinarse la voluntad de que nada se mueva hasta que hayan pasado las elecciones. El sector habría de romper este silencio torpe, porque para el toreo, esta espera en blanco es tan importante como el resultado que arrojen las urnas el próximo 26 de julio.

Desde Mundotoro, seguimos advirtiendo sobre la importancia del documento que regirá los destinos de la plaza de Madrid durante los próximos años. Como hemos afirmado ya en repetidas ocasiones, y no nos cansaremos de hacerlo mientras se mantenga este silencio, un pliego intervencionista, corto de miras y económicamente voraz tendría, para el toreo en toda España, el mismo efecto nocivo que el peor de los resultados electorales.

No le vemos vuelta de hoja a esta verdad palmaria: el peor enemigo del toreo, entendido este como sector productivo, es una política administrativa que desarme, con baremos e imposiciones ilógicas, la iniciativa del propio sector y su capacidad de adaptación a circunstancias cambiantes. El peor enemigo del toreo es un modelo avariento, que desprecia cualquier alternativa que no sea la de obtener ingreso neto y rápido. Sin un solo quebradero de cabeza que genere innovación en el sector. Sin un solo pero a la situación de precariedad en la que se mantiene la malla productiva que da soporte a un arte. Dinero, y dinero ya. Ése es el peor enemigo del toreo, y para evitar su venida hay que romper este silencio.

Lo afirmamos tan tajantemente porque lo hemos visto. Está ahí, en las hemerotecas y en las plazas languidecientes, la evidencia de cómo ese modelo es capaz de estrangular el toreo y dejarlo inerte. Aunque ningún taurino lo haya dicho, todos saben que el peor antitaurinismo que el toreo ha afrontado en las últimas décadas ha sido escrito en los pliegos de condiciones de las plazas. En eso pliegos, ante el silencio acobardado y la pasividad irresponsable, una Administración voraz y despreciativa ha dado forma a una Fiesta con pies de barro.

Es posible que interese que los pies del toreo sigan siendo de barro; quizás es cómoda para alguien esta situación en la que el sector es, en muchos lugares de España, absolutamente dependiente, cuando no mendicante, del humor y los cálculos del político de turno. Pero tiene que quedar bien claro, y no vamos a ahorrar esfuerzos en que así sea: Ese modelo es la causa de una situación ganadera que todo el mundo calla pero que es paupérrima. Ese modelo es la causa de una fórmula de programación y contratación que insiste en el abono sin percibir que el abono es ya una pura inoperancia. Ese modelo es la causa de la falta de nervio innovador, de la falta de capacidad del sector para adaptarse a las circunstancias del mercado, de la falta de más opción que cuidar el margen de propina con el que ir tapando o compensando los fracasos económicos.

La transformación de esta cadena inoperante puede comenzar en el pliego de Madrid. Y precisamente por eso, tenemos fe en que la Comunidad tome nota de las necesidades reales de Las Ventas y del sector y alumbre un pliego esperanzador.