Seguir a @Mundotorocom

La Corte Constitucional de Colombianos ha vuelto a dar una lección. Y lo reconocemos desde la alegría con que todos recibimos el fallo en favor del toreo en Bogotá. Por segunda vez en un corto espacio de tiempo, elmáximo organismo constitucional colombiano ha fallado en favor de la Fiesta, resolviendo así lo que era un recorte a la libertad de la ciudad y sus habitantes.

Cinco a cuatro ganó el sí al toreo entre los magistrados que componen la Corte. Un organismo que ha sabido reaccionar ante un asunto iniciado en julio de 2012. Desde que Gustavo Petro, Alcalde de Bogotá, lanzase su atentado a la libertad que fue el cierre unilateral de La Santamaría para usos taurinos, la Corte Constitucional ha mostrado un activismo y, sobre todo, una capacidad de acción que aquí nos impacta. Llevamos cinco año esperando una sentencia de Tribunal Constitucional de Españaa raíz de la prohibición del toreo en Cataluña. No hay respuesta, no hay fallo. Insistimos, cinco años después seguimos esperando.

Miramos a Bogotáy lo hacemos luego a Cataluña. Allí, también gracias al buen trabajo llevado a cabo por el toreo nacional -a la par visible y callado, pero siempre preciso-, se resuelve de un modo óptimo una situación que, diferencias aparte, aquí está enclavada en la inacción. Han pasado años, ha pasado un blindaje a la Fiesta aprobado en las Cortes y seguimos prohibidos. El Tribunal Constitucional tiene sobre la mesa desde 2010 un recurso de inconstitucionalidad por la decisión del ‘Parlament’ y sin embargo sigue parado. En cinco años, cero respuestas a este problema. Nos cansamos de decirlo, de exigir medidas al sector, a la clase política y judicial.

Porque en España, nadie se mueve como se ha hecho en Bogotá. Pedimos, comunicamos, twitteamos mucho, incluso, pero no reclamamos nada de modo firme. No hay un trabajo de fondo que entre en materia. Nos hemos aburrido a decirlo, que el toreo español se queda en la forma, en la reclamación externa. La ILP pro-taurina nació de un grupo de aficionados catalanes, desde fuera. Seguimos esperando, seguimos mirando. Como seguimos mirando en San Sebastián.Por todo ello volvemos a exigir, como ya hemos venido haciendo, que el Constitucionalhaga pública una sentencia a favor de la Fiesta y de la misma Constitución, vulnerada por el ‘Parlament’, que llevamos esperando demasiados años. Lo hacemos llamando a la unidad real -no solo virtual- del estamento taurino. Porque, eso sí, Bogotáhoy la celebramos todos. Ole por ellos.

Twittear