icono-sumario ‘Ni la Iglesia nos quiere. Ni por dinero. Ni por caridad. Ni un inocente donativo de unos jóvenes taurinos para los más necesitados’

icono-sumario ‘Rechazo inmoral, obsceno, impúdico de un organismo cuyo fin principal y tal como recoge su ideario, es el de ayudar ‘a los más pobres y excluidos’

icono-sumario ‘Tenemos que demostrar a la Justicia que el ninguneo de Cáritas al donativo de los jóvenes taurinos constituye un ejemplo más de que se nos discrimina hasta en la caridad, por pertenecer a un colectivo que se llama tauromaquia’

511111Exorcismo a la tauromaquia I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

 

 

‘Vade Retro Satana’ (Apártate Satanás). Exorcismo a la tauromaquia. ¡Atrás Lucifer! Como si del mismo diablo se tratara. ‘Non Draco Sit Mihi Dux’ (No sea el demonio mi guía). Conjuro de la Iglesia católica para expulsar al toreo del Paraíso. Del maligno, ni un euro siquiera. Fuera Belcebú. Retírate Satanás. ‘Sunt Mala Quae Libas’ (Son cosas malas las que tú brindas). ‘Ipse Venena Bibas’ (Bebe tú esos venenos).

Ni la Iglesia nos quiere. Ni por dinero. Ni por caridad. Ni un inocente donativo de unos jóvenes taurinos para los más necesitados. Cáritas Salamanca rechazó esa ayuda (el 50% de los beneficios de la venta de bolígrafos) de la II Campaña Solidaria de la Asociación de Jóvenes Taurinos porque ‘puede molestar la sensibilidad de sus donantes’. Pareciera que fuese un dinero de delincuentes, considerado ilícito para la propia Iglesia. Rechazo inmoral, obsceno, deshonesto, impúdico de un organismo cuyo fin principal y tal como recoge su ideario, es el de ayudar ‘a los más pobres y excluidos, cuando a las personas se les niegan el ejercicio de sus derechos (integridad física y moral, alimentación, vivienda, empleo, salud, educación…).

Pero Cáritas prefiere ‘que no se vincule su imagen con temas que presentan gran controversia en la sociedad’. Duele la frase. Preferir negarle ese dinero a los pobres. Ahí está la inmoralidad. Somos carne de perversión. De depravación. Se ceban con nosotros. Y nos persiguen con saña. Nos apartan. Una y otra vez. Somos seres marginales que hay que exterminar. Allá por donde quiera que vayamos. La gente de izquierdas suele equipararnos con la derecha. Que el espectáculo taurino es un espectáculo de derechas. Pues bien, ¿se identifica la Iglesia con la izquierda? Nada de eso, y es la Iglesia la que ahora nos ningunea.

Transversalmente somos cada vez más un colectivo odiado, marginado. No se trata de ataques aislados. De ataques individuales. A Víctor Barrio. A José Manuel Soto. Al niño Adrián. No se trata ahora de ese niño, sino de un colectivo de jóvenes. Una vez más se nos ataca por ser taurinos. Tenemos que demostrar a la Justicia que el ninguneo de Cáritas al donativo de los jóvenes taurinos de Salamanca constituye un ejemplo más de que se nos discrimina hasta en la caridad, por pertenecer a un colectivo que se llama tauromaquia.

Hay que insistir legalmente en este tema del colectivo taurino. Ahí está la clave. Esa es la vía a seguir. Porque cada vez más, día a día, somos un colectivo más y más marginado.