Felipe Negret, en imagen de archivo I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Después de reabrir la Plaza de Toros Santa María de Bogotá, después de estar presente en siete sentencias de la Corte Constitucional  de Colombia favorables a las corridas de toros y de haber promovido varias de ellas, el abogado y empresario bogotano Felipe Negret, ha anunciado que deja de ser empresario taurino y que, a partir de ahora  será “un aficionado más” y que verá los toros “desde el tendido, el lugar que me ha correspondido siempre como aficionado”. Negret, que había dejado a un lado familia y negocios en los últimos seis años en los que se enfrentó directa, legal y personalmente con Gustavo Petro, ex alcalde de Bogotá enemigo acérrimo de la Fiesta, recupera “el pulso de mi vida, aunque siga siendo leal a la Fiesta porque siempre lo he sido”.

No deja mal parado al toreo en Colombia: “digan lo que digan los antis, en Colombia hoy por hoy existe el derecho legal a dar toros pues está vigente la Ley 916 de 2004 y siete sentencias al respecto del Constitucional. El enemigo existe y existe con un claro objetivo, pero, siempre que los profesionales del toreo y los públicos quieran pelear por sus derechos y libertades, siempre que sean fieles y leales a la Fiesta, ésta seguirá. Otra cosa es que bajen las manos. Sin lucha no hay derechos, ningún derecho”.

Negret ha manifestado a este medio que “no es una huida, es un paso a un lado. No me considero un héroe, pero tampoco podrán decir de mi que me escondí. Tanto en mi país como aquí hay gente que se esconde, que no sale del clóset (armario)  para declararse como es y lo que siente. Ese prejuicio o miedo por lo que uno es, es, sin duda, lo que más daño está haciendo a la fiesta. Que gente de peso social que dice ser afín a los toros, esté quieto, sin hacer nada, es un acto peor que un acto antitaurino”.

“No es bueno que personalicen luchas y no soy imprescindible. Sólo puedo aportar la experiencia de lo que yo hice. Petro parecía invencible, pero ante él estaba la razón y la ley. Afortunadamente, en las elecciones del domingo, quedó lejos de poder aspirar al poder y de  la segunda vuelta electoral saldrá un gobierno que, hoy por hoy, no está por prohibir la Fiesta. Pero hay que seguir trabajando. Todos los proyectos que hay tramitados para prohibir primero la entrada a menores de catorce años y luego prohibir  hasta los tentaderos, no creo que prosperen porque los plazos y trámites no habrán terminado y estamos ante un panorama político nuevo, un nuevo gobierno en Colombia en pocas fechas”

En este sentido, Felipe Negret cree que abandona el empresariado taurino, al que tantos años se ha dedicado (ha sido empresario de la plaza de Bogotá desde el año 1999 hasta la actualidad), dejando la situación en el raíl adecuado. “Pero se lo digo muy claro a mis conciudadanos y a los españoles. Hemos ganado siempre estos pleitos, no sin grandes problemas, pero siempre poniendo por delante nuestro derecho a ser libres. Pero lo digo ahora alto y claro: los que tienen la obligación de velar por la Tauromaquia han de trabajar todos los días y veinticuatro horas al día porque la sociedad tiene lanzado su mensaje de bienestarismo animal, que ya se encuentra en fase de legislar. Tanto el TC colombiano como el español, coinciden en que el mundo de la tauromaquia y sus derechos han de hacerse compatibles con la sociedad actual y los derechos de bienestar animal  que se demandan. Esta es la cuestión, más allá de otras importantes, pero de menor relevancia de futuro. Y aclaró que el futuro ya nos alcanzó. En esta situación estamos.”

Sobre si estamos preparados para esta adecuación entre las partes que exigen las sentencias de los tribunales constitucionales  de los dos países, afirma: “yo veo al mundo gestor del toreo muy desentendido de este asunto y me da pánico. Cuesta creer, a veces, que un sector que ha de tener gente culta y sensible, inteligente, no esté trabajando día a día en el que es, sin duda, el gran problema del presente de la Tauromaquia en todas partes. Y cuando digo en todas partes, digo España, por supuesto”. Y termina “dando las gracias a tanta gente de buen corazón y de principios que han dado la cara por La Fiesta, les animo a que sigan haciéndolo. Si necesitan algo de mi, me encontrarán fácilmente, en un tendido”.