Video Juan del Álamo y Fernando Roca Rey cortaron oreja I AFICIÓN PERÚlinea-punteada-firma1

LUIS MIGUEL LEÓN – AFICIÓN PERÚ > Lima linea-pie-fotos-noticias

Fue tarde de matices. Y de constataciones. Como por ejemplo que Fernando Roca Rey no era un comparsa. Ni en el cartel ni en la feria. Que su hermano sea el torero más importante que nunca dio Perú no opaca ni su nombre ni su trayectoria y así lo demostró con una actuación reivindicativa en todos los tercios que dejó bien alto su nombre… y su apellido. Sin suerte Adame que tuvo que sortear además un auténtico regalito del desigual encierro de La Viña y El Olivar, a Juan del Álamo el mejor animal del envío le sirvió para decir que hay que seguir contando con él. Sus muletazos sobre la mano derecha y la manera de irse detrás del acero son propios de quien aún no ha dicho su última palabra.

Fernando Roca Rey se fue a portagayola a saludar al primero, de La Viña, un toro que aunque tendió a protestar dejó hacer muchas cosas al torero nacional, que anduvo variado y versátil en todos los tercios porque incluso el de banderillas lo cubrió con brillantez. Arrancó faena en los medios con pases cambiados por la espalda y luego corrió la mano con criterio y pulso sobre el pitón derecho. Le dio tiempos al toro para que se oxigenara y de uno en uno, con el toro a menos, extrajo naturales de buen dibujo, pero con el animal a menos faltó la llama de la emoción. Después de una estocada entera de rápido efecto saludó una cálida ovación tras una tímida petición.

Salió suelto el cuarto de El Olivar, pero Fernando Roca Rey lo fijó con muy buenas verónicas. Quitó por lopecinas rematando con larga de rodillas y volvió a parear con acierto, destacando el último, al quiebro, citando de rodillas. El toro tuvo buena condición pero medida fortaleza. Hubo series sobre ambas manos con ligazón, y buenas formas, todo aderezado con actitud y carácter. Cerró por bernadinas de mucho ajusto antes de agarrar un estoconazo. La oreja, demostró que no vino a pasar la tarde.

No hizo cosas buenas de salida el tercero, de La Viña. Tampoco dio facilidades en el último tercio, porque echó la cara arriba y se defendió con mal estilo. Juan del Álamo, vistas las condiciones del astado, decidió abreviar. El sexto de El Olivar fue el toro de más calidad, sobre todo por el pitón derecho. Lo saludó con brillantez Del Álamo y Jarocho destacó en banderillas. Empezó su faena por bajo el salmantino que ligó una gran serie de derechazos después. Por ese lado surgieron los mejores pasajes de una faena enfibrada y sincera, de mucha fluidez y continuidad. Cerró su labor reuniéndose por manoletinas y tras una gran estocada cortó una oreja de ley.

El segundo, de El Olivar, resultó noble pero le faltó fuerza y pujanza. Del saludo de Adame sobresalió un precioso remate flexionando la rodilla y soltando la punta del capote. Quitó por chicuelinas y tafalleras, brindó al público y se sacó el toro a los medios, pero el animal enseguida sacó la bandera blanca. Acortó distancias el mexicano, y en ese terreno la faena llegó más al público. Pero no era toro de triunfo. Adame saludó al quinto de La Viña con unas ceñidas verónicas pero enseguida el toro cantó su condición. Un animal peligroso y complicado que se quedó siempre a mitad de muletazo y estuvo a punto de echar mano al torero en alguna ocasión. Solucionó la papeleta con oficio el hidrocálido que se dobló con pases de castigo antes de finiquitarlo.

Hierro La Viña, Paiján – Perú Plaza de toros de Acho. Segunda corrida de la Feria del Señor de los Milagros. Algo más de media plaza. Toros de La Viña (1º, 3º y 5º), y El Olivar, de variada presencia y juego. Nobles, aunque faltos de fuerza y raza primero, segundo y cuarto. El sexto fue el de más calidad. Complicados tercero y quinto. Hierro de El Olivar - Perú
Fernando Roca Rey, ovación tras leve petición y oreja
Joselito Adame, silencio y silencio
Juan del Álamo, silencio y oreja

linea-punteada-firma1