icono-sumario Destacó la madurez de Ferrera y el trazo artístico de Moura Jr

Ferrera volvió a gustar en Campo Pequeno  I PEDRO BATALHAlinea-punteada-firma1

 

FRANCISCO MORGADO > Lisboalinea-pie-fotos-noticias

Antonio Ferrera reafirmó en Lisboa que se encuentra en el momento más dulce y más artístico de su carrera. Los dos ejemplares de Manuel Veiga fueron diferentes, pero ambos tuvieron dificultades y medio embestían en los engaños del matador pacense. Pero Ferrera venía a torear y con la entrega de siempre. Berreón y saliéndose de las suertes fue su primero que deslucía los pases. Con paciencia, temple y tranquilidad le fue metiendo en la muleta, aunque cuando lo obligaba más protestaba.

Una faena para profesionales y entendidos que dio en pleno las condiciones de lidiador de Ferrera. A su segundo le toreó de capote en beneficio del toro, enseñándole a embestir. Tercio de banderillas variado y con la marca de la casa. Con la muleta tapó los defectos del animal, se esforzó por ligar faena por ambos pitones, ralentizando los pases siempre y cuando consiguió la colaboración del astado. Ferrera estuvo a gusto toreando y lo hizo bien. Esta madurez le dio clase y hoy es un torero que apetece ver.

João Moura Jr. tuvo una primera actuación a un noble y colaborador ejemplar de Antonio Charrua, que venía de largo, permitiendo las suertes al pitón contrario, acompañando cadencioso los andares, ladeando tablas y templando, tanto del gusto de los aficionados lusos. Una lidia casi perfecta que abrió la corrida. Su segundo, también sin transmitir emoción a los tendidos, era más tardo y esperaba en los embroques. El rejoneador superó el inconveniente y mostró de nuevo su buen momento de forma.

Miguel Moura, tercer artista de la casa Moura, hizo alarde de su juventud y de su irreverencia, mezclando momentos de clase, con otros que resumen lo poco que lleva como profesional. Se colocó largo, atacó en terrenos de compromiso y colocó banderillas aplaudidas, entrando al pitón contrario. El camino se hace andando y Miguel sigue la ruta idónea

Pegaron los cuatro toros lidiados a caballo los Forcados de Lisboa y Évora. Las pegas fueron buenas, sin dificultades. El quinto fue pegado por Pedro Varanda del Grupo de Lisboa, citando al toro solo en la arena. Apenas cuando se dio el embroque el grupo ayudó a su compañero. Se recordó así la suerte que hacia Nudo Salvação Barreto, que fue el primero de este grupoSe homenajeó lo Real Club Tauromáquico Portugues por su 125 Aniversario descerrándose un azulejo en los corredores de la plaza.

Hierro de Antonio Charrua - Portugal Plaza de toros de Campo Pequeno de Lisboa. Segundo festejo de la temporada. Tres cuartos de plaza. Cuatro toros de Antonio Charrua para las lidias a caballo, bien presentados, nobles, pero de escasas fuerzas y poca transmisión en sus embestidas. Dos de Manuel Veiga para la lidia a pie. Variados de carnes, sin fijeza, con matices d comportamiento. Hierro de Manuel Veiga - Portugal
João Moura Jr, vuelta y vuelta
Miguel Moura, vuelta y vuelta
Antonio Ferrera, vuelta y vuelta con ovación en los medios