icono-sumario Los finalistas, en un gesto de protesta, decidieron que no había un ganador.

icono-sumario Dani Rubio, Joaquín Gadea y Cristian Blanco, heridos durante el certamen.

 El castellonense Yasín quebró con las manos en los bolsillos I IVÁN GARCÍAlinea-punteada-firma1

SERGIO RECUERO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Cinco recortadores recogieron la última ovación del público, o mejor dicho, cuatro. Cristian Blanco fue corneado por el toro de la gran final, un astado con problemas en la vista que la plaza y los propios recortadores reprocharon desde su salida y los empresarios del festejo popular no tuvieron a bien sustituirlo. Un percance que provocó que se plantaran sus compañeros de la final y dieran por finalizado el festejo.

Se lidió una corrida de toros bien presentada, que en líneas generales funcionó y dejo lucirse a los recortadores, de la ganadería García Jiménez. Se pudo disfrutar de una mañana de quiebros y recortes al límite con el trofeo de Castellón en juego y el público lleno los tendidos del coso de Perez Galdós.

GALERÍA FOTOGRÁFICA DEL FESTEJO

Cristian Blanco, que defendía título, recibió una cornada en el muslo de 20 centímetros que va de la parte superior del muslo hasta la rodilla. El actual Subcampeón de España se recupera favorablemente en el hospital de Castellón y ya piensa en la fecha de su reaparición. En la gran final le acompañaron El Poca, Yasín Galas, Ángel Pitarque y José María Carreras, todos ellos abrazados en un gesto de protesta se negaron a recoger los trofeos del certamen.

Se realizó una exhibición por parte de Sara Ávila, Paula López y Andrea Suárez ante un novillo de Ramón Sorando que tuvo motor y nobleza durante su lidia, sorprendieron quebrando y saltando al toro en varias ocasiones, incluso Sara Ávila ejecutó un salto del angel, la primera mujer recortadora en realizarlo a un novillo. Levantaron al público al término de su actuación.