Momento del percance en la Plaza México I NTR TOROSlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

El matador de toros Gerardo Adame sufrió gravísimas cornadas en ambos muslos de ’95 centímetros de trayectoria’ que le causó una importante ‘lesión en piel, tejidos blandos y muscular muy severa’, según el parte médico emitido por el equipo médico del Doctor Rafael Vázquez Bayod, tras haber sido herido por el cuarto toro en la Plaza México el pasado domingo.

Tras ser estabilizado en la enfermería del coso, Gerardo Adame fue trasladado al Hospital Ángeles Mocel, donde fue intervenido en una operación cuyo ‘resultado aparente fue muy satisfactorio’, en la que, según explica el citado parte de los galenos, ‘el abordaje de las cornadas fue ‘en puente’ (abriendo únicamente las extremidades) con debridación e irrigación amplia con pistola de irrigación succión, para lo que se utilizaron 12 litros de solución fisiológica. Se colocaron drenajes por succión. De no existir complicaciones, será dado de alta el próximo miércoles y podrá volver a torear en cuatro semanas’.

Este es el parte médico completo que firma el Doctor Rafael Vázquez Bayod:

‘Durante la lidia del cuarto toro, el matador Gerardo Adame sufrió graves cornadas en ambos muslos. La primera cornada fue en el muslo derecho (con pitón izquierdo) cara interna tercio proximal con una trayectoria hacia arriba y adentro de 20 cm y una segunda trayectoria también de 20 cm que lesionan severamente tejidos blandos, aponeurosis y músculos de la región. En el mismo tiempo al caer recibo grave cornada ( con el pito derecho) en cara interna ,tercio proximal de muslo izquierdo con dos trayectorias una hacia abajo y atrás de 35 cm y hacia adelante y atrás de 20 cm , ambas trayectorias causan severos daños en la región afectada. La lesión en piel, tejidos blandos y muscular fue muy severa con un total de trayectorias de 95 cm.

El paciente fue estabilizado en la enfermería para su posterior traslado al Hospital Ángeles Mocel en donde fue operado. El abordaje de las cornadas fue “en puente” (abriendo únicamente las extremidades) con debridación e irrigación amplia con pistola de irrigación succión, para lo que se utilizaron 12 litros de solución fisiológica. Se colocaron drenajes por succión. El resultado aparente fue muy satisfactorio. De no existir complicaciones, será dado de alta el próximo miércoles y podrá volver a torear en cuatro semanas’.