icono-sumario La terna de la octava de la Feria de Abril muestra sus impresiones sobre la corrida de la Casa Matilla

Morante, en La Maestranza I TOROMEDIAlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Morante De La Puebla saludó una ovación tras lidiar al primer toro de la Casa Matilla en la Maestranza de Sevilla. El genio sevillano se manifestaba así entrebarreras después de no haber tenido opción con este ejemplar:

‘Se coló primero en el quite por tafalleras. Y ya en la muleta también lo hizo…. Era un poco incierto y así no estas a gusto de poderle, y llega un momento que no hay más remedio que terminar. Era muy deslucido, había que ir midiendo su calamocheo y no es lucido torear a un toro así. Le di un estoconazo, eso sí. Lo pude matar bien’.

Una faena de ciencia e ingenio, imprevisible, fue la que le hizo Morante al cuarto, un toro que no era nada fácil pero que sólo el vio: ‘Le he puesto mucha pasión. El público ha vivido la faena con intensidad. El toro picoteaba mucho y no era fácil, pero estuve muy motivado con él y a gusto… por momentos’. Preguntado por en qué momento confió en que el toro le podía servir, Morante respondió con su peculiar gracia sevillana: ‘Lo vi… cuando salió (risas)… no sé…No perdí la fe. Enseguida le dije a Carretero: ‘No te desesperes con él, trátalo con cariño. Vi que tenía nobleza. Estoy feliz, pero ha sido una lástima la espada, porque hubo conjunción y armonía con el público’.

Miguel Angel Perera también saludó una ovación tras pasaportar al segundo. El diestro extremeño se manifestaba así ante los micrófonos de Toros:

‘Ha sido un toro muy rajado y he intentado sujetarlo. Pero ha sido imposible que hubiera continuidad. Lo mejor fue la estocada. El toro estaba entregado y lo he matado bien. Ojalá que cuando la faena sea de premio, también lo mate bien’.

Javier Jiménez hizo una inteligente faena al tercero, del que perdió premio por culpa de la espada: ‘Ha sido una pena el pinchazo; pero estuve a gusto. Estaba más pendiente del toro que de la música. Le di un espadazo a la segunda, fue una pena que no hubiera sido a la primera’.