icono-sumario ‘Pendejo es una palabra musicada e inteligente, áspera y lacerante, muy viva, que califica y define a un espectro de seres de nuestra raza humana, empeñados en habitar en la infértil pero productiva patria de la estupidez.’

icono-sumario ‘Desconozco artista de cualquier palo que use aberraciones de idiomas distintos al suyo para tratar al arte. Performance no. Representación.’

icono-sumario ‘Un mercado, en definitiva, si, genuino mal trato animal, aberrante y desnaturalizador mal trato animal, contra el que usted no sólo no se manifiesta, sino que apoya travestida de Martirio.’

 Haciendo el pendejo I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

CRV > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Para lo pendejo, no hay vacuna. No es la mejor frase de Carlos Fuentes, escritor mexicano de importancia universal, pero es una diana certera en el centro de la estupidez humana. Pendejo es una palabra musicada e inteligente, áspera y lacerante, muy viva, que califica y define a un espectro de seres de nuestra raza humana, empeñados en habitar en la infértil pero productiva patria de la estupidez. Si fuera animal comestible, sería el cerdo ibérico, pues, como éste, no tiene desperdicio. Todo en él, y en ella es comestible. Pero no es animal sino palabra, y así la uso. Hago esta aclaración para no ser perseguido por la ira iracunda de las perfomace de las que gusta una señora llamada María José Tobal, Procuradora por Zamora en las Cortes de Castilla y León.

A la que le escribo a sabiendas que para lo pendejo (estúpido) no hay vacuna , lo que es peor, que su estupidez (estrictamente política, quede claro) no entra en la cobertura de otra frase genial mexicana: tachuela quita clavo. Hay grados de estulticia insertados en la madera (materia para algunos) gris de nuestras mentes, que dejan por siempre la huella pendeja de quien la practica. Que le vamos a hacer. A Doña María, dicen que artista multifuncional o multidisciplinar (yo a eso del arte que no se si es, le tengo hasta pánico, como diría Verlaine) le van las perfomance. Esta señora, que es de Podemos , cuestión lícita y legítima, aunque estéticamente dudosa de gusto, pidió una performance con coche descapotable, atrezo cañí, aires de la artista Martirio, peineta, mantón… (entre usted y yo, Doña María, Freud decía que nos travestimos de nuestros deseos ocultos) para protestar por el mal trato animal. El día que se celebraba una novillada en Zamora.

Mire, Doña María. Por partes. El Diccionario de la Real Academia de la lengua de España, país que incluye a Zamora, no admite ese palabro feo, mal sonante, apendejado y colonizador que usan los que hablan de arte como quien habla de lo mamarracho. Use usted otra con la riqueza que da nuestra genial lengua, pues desconozco artista de cualquier palo que use aberraciones de idiomas distintos al suyo para tratar al arte. Performance no. Representación. No puedo comprender como gente tan avanzada en lo culto, rinda culto al colonialismo más pueril. Lo de performance es una pendejada.

Otra parte de este todo, Doña María. Mal trato animal. Usted le está haciendo el trabajo sucio/limpio a una industria colonizadora, a transnacionales del mercado global de la mascota que facturan ya más de 45.000 millones de euros anuales. Si. Esas multinacionales que poseen tierras de cultivo para cereales y similares con superficies superiores a las de un país como España, que tiene gigantescas granjas de aves para producir comida para las mascotas. Si. Un mercado superior en rentabilidad económica al del petrodólar venezolano en su época más chingona (término mexicano que significa muchas cosas, aquí lo puede traducir como sobresaliente). Un mercado que censa 60 milllones de perros en Europa, que necesitan una superficie de huella ecológica negativa similar a la extensión de Francia. Un mercado que nos hace gastar a los españoles, en un país con 8 millones de pobres, 35 millones de euros en arena de caca de gatos.

Un mercado, Doña María, que auspicia y alienta la castración (masculina o femenina) de 60 millones de perros en nuestro viejo continente. En su propio beneficio claro, perdiendo según etólogos y ecologistas su esencia animal. Un mercado, en definitiva, si, genuino mal trato animal, aberrante y desnaturalizador mal trato animal, contra el que usted no sólo no se manifiesta, sino que apoya travestida de Martirio. Mal trato al animal perro, al animal gato… y al animal ser humano. Porque sin duda, persona tan culta, sabrá que los recursos productivos naturales de mi/su Planeta (in)sostenible, que incluyen huella hídrica y la huella ecológica, desvían cada año un porcentaje alarmante para dedicarlo a sus mascotas amadas y animales amados , que se sustraen de los recursos que antes dedicábamos al ser humano. Si. Cuando quiera le explico, en público o en semi privado.

Dicho esto, Doña María, a sabiendas que para lo pendejo no hay vacuna y que, lástima, en su caso tachuela no quita clavo, le observo lo que sigue. Aconsejo la lectura de Stephen Covey :“quienes viajan por el camino inferior de la mediocridad viven el software cultural del ego, la competición, la escasez, la comparación, la extravagancia y el victimismo.” (Suscribo). Le recomiendo humildemente menos Face y más Book, que huya de esta sobresimplificación de la que vive la actual política, que consiste en la astucia burda de aprovechar la ignorancia y la incultura ajena. Mire. Se puede llegar a ser inteligente. A ser pendejo, jamás. Ser pendejo es un don. Se nace.