Adame el pasado 5 de febrero en la Plaza México I TAUROAGENCIAlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Es una ausencia sensible. Además de injusta. Y una demostración palpable de que lo ocurrido en el ruedo cada vez cuenta menos a la hora de cerrar ferias y combinaciones. Porque no es normal que en los albores del mes de mayo Joselito Adame aún no se haya vestido de luces esta temporada en Europa.

Ya no lo es atendiendo a su condición de primerísima figura en su país (el torero más importante de los últimos cuarenta o cincuenta años) pero es que además el de Aguascalientes presenta unos números en nuestras plazas que ya quisieran muchos de los que están o han estado anunciados en estos primeros ciclos.

Porque… ¿cuantos de los toreros contratados en la Feria de Abril pueden presumir de haber cortado cuatro orejas (además de varias vueltas al ruedo) en La Maestranza? ¿Y cinco en Madrid, donde por cierto su contratación tampoco está a la altura de sus méritos? Si a eso le sumamos la pírrica decena de actuaciones que sumó el pasado año a este lado del charco ¿No es para pensar que están tratando de orillarlo? Y más si tomamos en consideración que todas las figuras del toreo mexicanas de todas las épocas han alternado con las máximas figuras del toreo europeas. Aquí y Allá. Y en este caso el axioma se cumple sólo en una dirección.

Y eso en cuanto a la estadística, porque si nos dejamos llevar por lo que se queda en la retina, en los últimos tiempos hemos visto a un Adame mucho más estético, vertical y natural, y sus actuaciones, además de los resortes de la experiencia, cuentan con el fondo que da la madurez, incluso hasta muletazos del denominado toreo accesorio han cobrado singular personalidad en sus muñecas.

Valórenlo, denle el lugar que le corresponde conforme a lo que ha realizado delante del toro, que (dicen) es el que pone a cada uno en su sitio. Que Adame no sea la excepción que confirma la regla.

linea-punteada-firma1