Ventura con el rabo que cortó el pasado San Isidro I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

 

Hermoso no es el culpable

El mismo día que se celebra la corrida de rejones de Pamplona, en las redes sociales el hahstag #VenturaEnPamplona ha tenido un gran éxito. No era para menos pues, de todas las ausencias que pueda haber en todos los escalafones y en todas las plazas, la de Ventura en Pamplona se acerca a una tomadura de pelo, a algo personal o a una cacicada.

En cualquier caso, Hermoso de Mendoza, que tiene fuerza en Pamplona, no es el culpable de la ausencia del sevillano. No lo es porque, que se sepa, el navarro no es propietario de la plaza. El navarro, que se sepa, no configura la feria. Que se sepa, tampoco es quien firma los talones de los honorarios. Sólo rejonea. Alguien dirá que tiene fuerza para imponer o quitar.

Puede ser, pero otros toreros la tienen en otras plazas y siempre fue así un año, dos… Siempre fue así. La cuestión es que quien tiene toda la fuerza y toda es toda, es la Casa de Misericordia. Es decir, la empresa. Tiene tanta fuerza que no depende de nadie en ningún cartel ni bajo presión alguna, porque que tiene asegurada una taquilla brutal, mas ingresos atípicos brutales y, por mucha presión que pudiera ejercer Hermoso, ellos deciden sin agobios porque son la única empresa taurina del mundo que trabaja con un éxito económico garantizado.

Por eso, una empresa ha de tener el talento y el coraje de convencer a quien sea en el momento que sea ,para convencer a quien sea que lo que se está haciendo es una barbaridad. Una empresa ha de tener talento y cintura y sentido de lo justo en el toreo. Máxime cuando el beneficio para las obra de caridad que la MECA gestiona tan noblemente, está asegurado y no corre peligro. La nobleza también es contar con Ventura.

Los únicos culpables de que Diego Ventura sufra un desprecio histórico en los Sanfermines, es la MECA, la Casa de Misericordia, que ni siquiera da una mínima razón que explique lo inexplicable: que el torero con uno de los mejores registros de la historia y el mejor en Las Ventas, no haya debutado en Pamplona. Esta es la verdad, que coincide con la realidad más objetiva y que no admite opinión contraria alguna. Perdida la vergüenza, la injusticia retrata a quien la pierde como responsables históricos del ridículo más caciquil en la historia del toreo.