C.R.V.

Seguir a @Mundotorocom

Somos un país que busca la igualdad. Avanzado, solidario y coherente con su semejante. España censa  ya a 11,5 millones  personas pobres o en el umbral de la pobreza, cifra que hace mucho tiempo fue superada por el mejor amigo del hombre, el mejor hermano del hombre, el mejor acompañante del hombre que es el animal: En España hay 7 millones de pájaros, 5,5 millones deperros, 4,5 millones depeces, 4 millones degatosy 2 millones de animales exóticos yreptiles. Censados. 6 de cada 10 hogares de España tiene una mascota, no un pobre como mascota , y en promedio, cada hogar gasta1500 euros al año en su animal de compañía.Los compañeros que más generan negocio a su alrededor son los perros y gatos. Que lindos.

Se calcula estimativamente que en la actualidad hay en España alrededor de5.700 comercios especializados en mascotas,4.700 centros veterinariosdedicados a esta especialidad yunos 9.000 facultativos. Se calcula que para los 11,5 millones seres de la raza humana censados en la pobreza hay319 establecimientosde asistencia, unos ¿? médicos y les corresponde uno de los 907 hospitalesprivados y/o públicos que tenemos en este país de la igualdad, la coherencia, la conciencia y la sensibilidad.

Que nadie mire hacia un lado que no sea éste: el trabajo de lasgrandes multinacionales de la mascota ( Nestlé, Mars, Procter and Gamble, Ralston-Purina, Colgate-Palmolive…) hacia la ‘humanización’  del animal, coincide con el desarrollo ‘ideológico’ a nivel mundial del llamado movimiento de liberación animal, basado en el ‘ especismo‘ (finales de los años 70), ideología que exige a los gobiernos la no discriminación por razón de… especie. Es decir, iguales derechos entre un animal y un ser humano. Las razones…sólo en Estados Unidos, la alimentación (no sanidad, ropa, etc…) de las mascotas facturó 95.700 millones de dólares.

El astuto Anselmi, ese que viaja por el mundo a golpe de talón de qué sabe nadie excepto él en la cruzada de las prohibiciones de los toros, no es más que un elemento usado para un fin. El mensaje es el mismo: el animal. Cuanto más humano más negocio. Porque hoy la mascota es un humano de élite. Pero antes de esta cruzada evidente y silenciada, el trabajo sobre el lenguaje de este poder multinacional (superior en crecimiento y seguridad al de petróleo) ha hecho que TODOS admitamos hablar dederechosde los animales, cuando ningún gobierno o tribunal aceptaríahablar o reconocer derechos a quien no tiene obligaciones.Más aún, el espacio mediático dedicado a la pobreza del ser humano en España (fuente de SOS) es un 76% inferior al espacio dedicado para informaciones, publidad o contenidos sobre mascotas.

Un tieso no gasta en imagen.  Una linda gatita (operada estéril) de angora y de un perro de cruza genética perversa (castrado, por supuesto) tienen ya programas y programas en las televisiones.Un ser humano, uno de ahí al lado de usted, jurará en hebreo por el toro bravo en la plaza, se agachará a recoger a un pobre gatito llorón en la calle y acariciará al caniche que pasea la vecina. Pero huirá de ese tipo greñudo y sucio, mal comido y de mirada terminal. Esta obscenidad del ser humano debería ser perseguida por ley. Esta humana forma de tratar a la mascota y la forma animal de tratar al vagabundo de un país que ha sustituido los perros vagabundos por los hombres sin mundo, es el negocio perverso, astuto, multimillonario de un mercado donde el toro es el mensaje contrario.El del animal en su lugar natural. No lo olviden. Pero propongo, para no discriminar por razón de especie, que cada hogar adopte como mascota a un ser humano de esos 11,5 millones sin techo. No ponga un perro en vida, ponga un hombre, un pobre. Eso es.Ponga un pobre en su vida.

Twittear