articulo-carlos-9-5-16-500x500I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

CRV > Madridlinea-pie-fotos-noticias

 

 

Los llamo incultos e ignorantes libre y conscientemente, siendo mayor de edad hace bastante rato, sin coacción, ni presión o por necesidad de hambre o consecuencia de mordida, y atendiendo al significado de la Real Academia. Los llamo incultos, ignorantes y necios por respeto a la mujer en todo el planeta, por apego al animal de todo el mundo, por rebeldía contra el fraude cultural (que debería ser tipificado como delito). Y los llamo bestias de carga ignorantes porque es una obligación de la que no puedo esconderme y, más a más, porque nadie se lo va a decir. Les llamo todo eso y más porque, entre nosotros, además de describirlos con absoluta objetividad, hablo con el ‘mi piace tanto’ de Don Giovanni. 

Han creado un blog llamado “El Caballo de Nietzsche” al servicio de la ideología animalista, portavocía de Madrid Capital Animal. Blog y nombre tan absurdo, grotesco y desubicador del pensamiento nietzscheano que nos parece estar escuchando a la mafia llamar a la policía. Resulta que los periodistas e intelectuales de este blog (ideología de izquierdas, feministas, animalistas, etc…) toman como abanderado a Nietzsche, un pensador misógino, machista agresivo y regresivo, que habló perrerías de los perros y cuyos escritos, a decir de filósofos e historiadores, fueron entrelíneas balbuceantes del nazismo, cuestión que comparto tras sus obras sobre la moral nueva y la nueva bondad que derivan la teoría del ‘superhombre’.

Elijo citas del que da el nombre al blog del caballo, el señor Nietzsche. Sobre la mujer, escribió, pensó y afirmó lo que sigue, para vergüenza de Ruth Toledado (periodista feminista del blog del caballo) y los revisionistas culturales de Eldiario.es. Hago referencia a ellas para que todos puedan usar el mismo calificativo de incultos, o ignorantes o manipuladores y mandarlos a mamar gallos y regresarlos a la escuela. A ver si aprenden a leer. O para que puedan mandarlos a la pizarra: castigados a escribir un millón de veces con las uñas: ‘Soy un pendejo mentiroso y un delincuente cultural’. Frases textuales:

‘Hasta aquí hemos sido muy corteses con las mujeres. Pero ¡ay!, llegará un tiempo en que para tratar con una mujer habrá primero que pegarle en la boca’ (Filosofía general)

‘Hay mujeres que, por mucho que en ellas se busque, no tienen interior, no son más que máscaras. Hay que compadecer al hombre que se abandona a estos seres casi fantasmales, necesariamente incapaces de satisfacer’ (Humano, demasiado humano)

 

‘En la venganza como en el amor, la mujer es más bárbara que el hombre’ (Más allá del bien y del mal)

‘Para contemplar bien la belleza de esta mujer hay que mirarla con ojos de poco alcance; mas para apreciar su espíritu totalmente hay que emplear las lentes de mayor potencia, porque lo oculta por vanidad; el espíritu hace vieja a la mujer’.

‘El hombre ha de ser educado para la guerra y la mujer para descanso del guerrero: lo demás es locura. Eficientes para la guerra, y para engendrar, así quiero al hombre y a la mujer’.

‘El embarazo es la condición fundamental por la que a lo largo de los tiempos se ha determinado el ser de la mujer. Relación con ello de todas las formas de pensamiento y de acción’.

‘La ostentación que hacen las mujeres de su preñez, ‘es como el cacareo de una gallina antes de poner el huevo. ¡Mirad! ¡Mirad! ¡Yo a poner un huevo!. Todo es paradoja en la mujer, todo tiene una solución: preñez’.

‘La voluntad de coito’ es masculina, la ‘voluntad de preñez’ es femenina.

Las mujeres en Europa, aparte sus propias labores (‘hacer hijos’) son muy apañadas para muchas cosas.

Dejo para el final dos perlas que ligan con la idea de ‘superhombre’ que se aplicó Hitler. La idea se superioridad moral, la idea de sexo superior, trasladada a la idea de raza superior, que concluyó en el Holocausto y genocidio más gigantesco de la historia. ‘Hermanos míos, no conozco mejor consuelo para la mujer que decirle: “también tú puedes parir superhombres”. Las mujeres (en la Grecia clásica) fueron excluidas de toda vida pública, de los juegos y las representaciones, y tenían como misión única la procreación de cuerpos fuertes y hermosos’.

Que personas autoproclamadas de izquierdas, defensoras de los derechos más básicos o universales como la no discriminación por razón de sexo, la paridad de la inteligencia, la no usabilidad de vientres o mamás, elijan a un misógino violento como abanderado de su medio, los califica como incultos, estúpidos, feministas de pacotilla, atracadores de la historia, delincuentes de la memoria cultural y revisionistas palurdos y mentirosos. Nada hay en contra de que alguien piense distinto a uno. Es más, que algunos piensen distinto es síntoma del acierto propio. Pero callar ante perversiones revisionistas, populistas y revanchistas de este tipo (como Goya antitaurino) es una provocación que no podemos dejar pasar por alto si deseamos un país más justo, mas tolerante, más cuidadoso con los animales, más enaltecedor del talento femenino y una sociedad más razonable, sana y justa. Y más culta. Porque en este espacio de la tauromaquia también hay espacio para lo culto, para el conocimiento. Aquí también leemos a Nietzsche. Pero no lo manipulamos.

Razones suficientes para llamarles de forma responsable y obligada: incultos y perversos. No oculto mi regusto por así llamarlos. Pocas veces una descripción tan objetiva y acertada produce tanto placer. Placer más allá de orgasmo cualquiera si añadimos esta reflexión del machista y misógino líder del blog del caballo (que parece haber sido parido tras dosis de caballo o chute de buco ciertamente adulterado) respecto a los perros en ‘El caminante y su sombra’: ‘Por eso no puedo soportar al perro, ese perezoso parásito que mueve el rabo, que se he hecho ‘cínico’ solo en calidad de criado del hombre, y al que suele alabarse diciendo que es fiel a su amo y que le sigue como si fuera su…(sombra)’.

Qué banda de incultos. Pandilla de ignorantes.